La OMC rebaja las perspectivas del comercio mundial por la guerra de Ucrania y el confinamiento en China 

Según la OMC, se prevé que el volumen del comercio mundial de mercancías aumente un 3% en el año 2022, frente al 4,7% pronosticado anteriormente, y un 3,4 % en el 2023

Las perspectivas de la economía mundial se han ensombrecido desde el estallido de la guerra en Ucrania el pasado 24 de febrero y los nuevos confinamientos decretados en China a causa del coronavirus. Según la Organización Mundial del Comercio (OMC), todo esto ha llevado a sus expertos economistas a reevaluar sus proyecciones sobre el comercio mundial para los próximos dos años, las cuales son bastante pesimistas.

Según la OMC, se prevé que el volumen del comercio mundial de mercancías crecerá un 3% en el año 2022, frente al 4,7% pronosticado anteriormente, y un 3,4 % en el 2023, aunque estas cifras “pueden estar sujetas a revisión debido a la incertidumbre sobre el curso del conflicto en Ucrania”. Asimismo, todas estas cifras quedan lejos de las del año 2021, cuando el comercio de mercancías aumentó un 9,8 %.

Además, según apunta la OMC, el impacto económico más inmediato de la crisis ha sido el fuerte incremento de los precios de las materias primas. Pese a su escasa participación en el comercio y la producción mundiales, Rusia y Ucrania son proveedores clave de productos esenciales, como alimentos, energía y fertilizantes, cuyo suministro se ha visto amenazado por la guerra. El transporte de cereales a través de los puertos del Mar Negro ya se ha interrumpido, “con consecuencias potencialmente nefastas para la seguridad alimentaria de los países pobres”. Aquí es donde la directora de la OMC, Ngozi Okonjo-Iweala, ha puesto especial énfasis, afirmando que «la guerra en Ucrania ha creado un inmenso sufrimiento humano, pero también ha dañado la economía mundial en un momento crítico. Su impacto se sentirá en todo el mundo, especialmente en los países con escasos recursos, donde los alimentos representan una gran fracción del gasto de los hogares.»

Según la OMC, los últimos confinamientos de China vuelven a perturbar el comercio marítimo mundial, lo que podría provocar una mayor escasez de materias primas manufacturadas y una mayor inflación

El aumento de los precios también se ha dejado sentir en el petróleo. Concretamente, el precio de referencia del crudo Brent alcanzó en marzo los 118 dólares por barril, lo que, según la OMC, «podría reducir los ingresos reales y la demanda de importaciones en todo el mundo, mientras que la subida de los precios del gas natural tendría probablemente un mayor impacto en Europa». A diferencia de los precios del petróleo, los del gas natural tienden a divergir mucho entre regiones.

Con respecto al PIB mundial, se prevé un aumento del 2,8% en el año 2022
Con respecto al PIB mundial se prevé un aumento del 2,8% en el año 2022, la mitad del crecimiento experimentado en el 2021 que fue del 5,7%

En estos momentos, la guerra no es el único factor que afecta al comercio mundial. Tal y como apunta la OMC, los últimos confinamientos en China para evitar la propagación de la Covid-19 están volviendo a interrumpir el comercio marítimo justo cuando las presiones de la cadena de suministro parecían estar aliviándose. Esta situación, apunta este mismo organismo, “podría provocar una mayor escasez de materias primas manufacturadas y un aumento de la inflación”.

A falta de datos concretos sobre el impacto económico del conflicto bélico, los economistas de la OMC se han visto obligados a recurrir a simulaciones para elaborar supuestos razonables sobre el crecimiento del PIB en el 2022 y el 2023. Así, se espera que el PIB mundial a tipos de cambio de mercado crezca un 2,8% en el 2022, 1,3 puntos porcentuales menos que la previsión anterior del 4,1%.

El aumento debería alcanzar el 3,2% en el 2023, cerca de la tasa media del 3% entre el 2010 y 2019. Se prevé que la producción de la región de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), que excluye a Ucrania, experimente una fuerte caída del 7,9%, lo que provocará una contracción del 12% en las importaciones de la región.

Importaciones y exportaciones

En el año 2021 se produjo un fuerte repunte de los volúmenes comerciales tras la caída inducida por la pandemia en el 2020. Según la OMC, todas las regiones experimentaron un incremento de las exportaciones inferior a la media mundial del 9,8%, excepto Asia, que vio aumentar sus exportaciones en un 13,8%. La situación fue inversa en el lado de las importaciones, donde América del Norte, América del Sur, la CEI y Asia registraron un crecimiento superior a la media.

Según la OMC, la previsión prevé un crecimiento del volumen de las exportaciones en el 2022 del 3,4% en América del Norte, del -0,3% en América del Sur, del 2,9% en Europa, del 4,9% en la CEI, del 1,4% en África, del 11,0% en Oriente Medio y del 2,0% en Asia. También prevé un crecimiento de las importaciones del 3,9% en Norteamérica, 4,8% en Sudamérica, 3,7% en Europa, -12,0% en la CEI, 2,5% en África, 11,7% en Oriente Medio y 2,0% en Asia.