Tailandia apuesta por las infraestructuras y la digitalización

Tailandia es un país que puede ofrecer numerosas oportunidades a las empresas de la comunidad portuaria de Barcelona, al igual que a las empresas importadoras y exportadoras.

Así ha quedado patente en el webinar de promoción de la misión comercial del puerto de Barcelona 2022 a Tailandia, que ha organizado este martes el Consejo Rector de la Autoridad Portuaria catalana.

En esta jornada online, titulada «Tailandia: oportunidades de negocio para las empresas«, han participado: Cristina Aguilar, encargada de Negocios de la Embajada España en Bangkok; Luis López, consejero Económico y Comercial de la Oficina Económica y Comercial en Bangkok y Natalia Jorge, Marketing / Asia Pacific Manager de Industrial Tecnica Pecuaria (ITPSA), y Manuel Galán, Jefe de Relaciones Externas del puerto de Barcelona.

Luis López ha sido el encargado de presentar la coyuntura económica del país del Sudeste asiático, así como los sectores de oportunidad o las ventajas, retos y dificultades a la hora de hacer negocios con este país.

En la actualidad, Tailandia forma parte de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), «un mercado muy complejo geográficamente», y ocupa el segundo lugar en términos de PIB de esta asociación, mientras que es una de las economías más dependientes de las exportaciones, que representan el 66% de su PIB, en especial en la industria del automóvil y el turismo.

Tailandia, según el consejero Económico y Comercial de la Oficina Económica y Comercial de Bangkok, se encuentra en una fase de recuperación de la crisis provocada por el  Covid-19, aunque matiza que la misma «aún no es lo suficientemente fuerte». Por el momento solo hay restricciones para los ciudadanos procedentes de China.

Por otro lado, la inflación es «relativamente baja», aunque debido a las circunstancias internacionales, en la actualidad se acerca al 5%. El déficit de la deuda, señala López, «se ha disparado», y es un tema que hay que «vigilar y que llevará a la consolidación fiscal».

Invertir en Tailandia

En cuanto a la inversión privada, el país se enfrenta a unas expectativas «relativamente pobres», marcadas por las incertidumbres y adversidades de los dos últimos años, y la inversión extranjera está «ralentizada» por los mismos motivos.

Sin embargo, de cara al 2022, se espera una recuperación que seguirá siendo «modesta», en el orden del 3%, y de cara al 2023, todavía hay «incertidumbre», principalmente porque se espera un cambio de Gobierno.

«Pase lo que pase -indica López-, independientemente de la situación macroeconómica de la economía, en Tailandia no faltan oportunidades». Esto, señala, se debe a que el país, durante muchos años, «se ha acostumbrado a las dificultades macroeconómicas y las empresas privadas han seguido funcionando sin problema.»

Según afirma López, el país del Sudeste asiático está apostando por la creación de grandes infraestructuras, concretamente en la modernización y ampliación del ferrocarril, y está «estudiando» la posible construcción de un «Land Bridge», un puente terrestre que atravesaría la península malaya para conectar los puertos de ambos lados de la misma.

Al mismo tiempo, se está impulsando un amplio programa de digitalización, destinado a digitalizar industrias, servicios e infraestructuras.

Luis López también ha desglosado las ventajas, retos y dificultades que conlleva la presencia en Tailandia.

En este sentido, ha indicado que el país está » muy abierto» para un amplio abanico de sectores, aunque «muy cerrado» para otros. Por ejemplo, en el sector agroalimentario, señala, “existen grandes barreras para los productos finales», al tiempo que «grandes facilidades para la importación de productos intermedios y materias primas».

Asimismo, estas barreras técnicas también afectan a la certificación de productos industriales, por lo que este mercado debe ser tomado «con interés y cuidado», ya que los trámites son «inevitables». Al mismo tiempo, López también ha señalado que existen oligopolios, sobre todo en el sector servicios, lo que puede «suponer una dificultad» a la hora de prestar los mismos.

«Cuidado con los negocios rápidos», ha advertido López. Y ha continuado: «Tailandia es un país donde abundan las estafas por Internet», a lo que advierte que este tipo de negocios «siempre acaban mal».

Manuel Galán, jefe de Relaciones Externas del puerto de Barcelona y Cristina Aguilar, encargada de Negocios de la Embajada España en Bangkok

En cuanto a las recomendaciones, López ha dicho que establecer relaciones lleva tiempo, por lo que hay que tomárselo «a largo plazo», al igual que hay que tener «mucha presencia» y es «imprescindible» contar con un socio local.

Para finalizar, el consejero Económico y Comercial de la Oficina Económica y Comercial de Bangkok, ha indicado que Tailandia es un país con enormes sectores de oportunidades, entre los que se encuentran la automoción, el transporte, la energía, la alimentación y la agricultura, así como el farmacéutico y el equipamiento médico, entre otros.