Palma licita la conexión eléctrica a ferries

La Autoridad Portuaria de Baleares ha licitado el primer proyecto de conexión eléctrica directa a tierra para ferries en el puerto de Palma con el objetivo de reducir la emisión de gases y ruidos generados por los buques mientras están atracados. Esta técnica es conocida en inglés con la expresión cold ironing.

Con un presupuesto de licitación de 2,1 millones de euros, financiados en un 20 por ciento por Fondos Europeos CEF y con un plazo de ejecución máximo de once meses, el proyecto prevé la alimentación eléctrica en media y baja tensión que permita el suministro de electricidad desde el puerto a los buques que atraquen en el muelle de Paraires del puerto de Palma.

La instalación estará preparada para conectar a la red eléctrica, aunque no de forma simultánea, un buque tipo ferry de potencia máxima demandada de 1.600 kW (media tensión) y otro buque tipo fast ferry de 800 kW (baja tensión). Para la conexión eléctrica a tierra, el proyecto contempla, entre otras obras, la instalación de 275 metros de líneas subterráneas de media tensión, un centro de transformación, un convertidor de frecuencia y una subestación eléctrica en zona de servicio del puerto de Palma.

Adaptación compartida

En diciembre del 2018, Trasmediterránea y Baleària, las navieras que operan habitualmente en el muelle de Paraires, fueron informadas por la Autoridad Portuaria de Baleares que tenía previsto en breve poner en funcionamiento este sistema para que los buques que atraquen en este muelle estén conectados a la red eléctrica.

Ejemplo de buque conectado a tierra con electricidad

La Autoridad Portuaria de Baleares participa desde el 2016 en consorcio con otros puertos de interés general en un proyecto denominado OPS Master Plan. Este proyecto, subvencionado por la Unión Europea, tiene por objeto diseñar un plan director que permita el desarrollo de la tecnología cold ironing en el sistema portuario español, contemplando una prueba piloto en el puerto de Palma para extender la red eléctrica hasta el muelle de Paraires y permitir la conexión eléctrica de los buques adaptados para ello. De hecho, esta conexión en Paraires será la primera conexión a un buque en media tensión de España.

Para el jefe de Calidad, Medio Ambiente, Innovación y RSC de la Autoridad Portuaria de Baleares, Jorge Martín, el propósito de adaptarse para reducir las emisiones de gases y generación de ruido en los puertos tiene que ser un compromiso compartido por todos los operadores portuarios. “En este caso -apunta Martín- la Autoridad Portuaria lo que hace es de facilitador para que las navieras reduzcan la contaminación provocada por su actividad en el puerto y por lo que saldrá beneficiada toda la sociedad”.

Así pues, los ferris que operen en el muelle de Paraires, una vez entre en servicio el sistema de conexión eléctrica a tierra, deberán estar adaptados a la tecnología del cold ironing, evitando así el empleo de combustibles fósiles durante su estancia en el muelle comercial más cercano a la ciudad.

Transformación ambiental

La Autoridad Portuaria de Baleares bonifica con el cincuenta por ciento de la tasa al buque (T1) a aquellos buques que certifican que durante las maniobras y estancia en el puerto hacen uso de gas natural licuado (GNL). De la misma forma, los buques que utilicen el sistema cold ironing verán reducida a la mitad esta tasa.

Actualmente, el puerto de Palma recibe la visita habitual de dos buques de la compañía Baleària propulsados por GNL, el “Hypatia de Alejandría” y el “Abel Matutes”. Además, los cruceros turísticos “AIDA Nova”y el “Costa Esmeralda” -que recalará en Palma a partir de noviembre- utilizan también este tipo de combustible durante su estancia en puerto, menos contaminante que el fuel y sus derivados.

La Autoridad Portuaria de Baleares tiene como objetivo la instalación de más puntos de conexión eléctrica a tierra en aquellas nuevas infraestructuras donde se contemple el atraque de barcos mixtos de mercancía y pasajeros. Al margen de esto, los muelles construidos en los últimos años en los puertos de interés general de las islas, es decir, la ampliación de los muelles de Poniente del puerto de Palma y los muelles del Botafoc del puerto de Eivissa, cuentan ya con preinstalaciones para futuros cableados de sistemas de cold ironing.

Paralelamente a estas actuaciones, la Autoridad Portuaria ha trasladado al Govern de les Illes Balears las necesidades de abastecimiento eléctrico de sus puertos, para que las tenga en cuenta en la planificación energética 2021/2026 (actualmente en elaboración) con el objetivo de implantar la electrificación de sus muelles para el suministro a buques.

Anterior artículoEuropa dispuesta a tomar medidas en la frontera vasco-francesa
Siguiente artículoBoluda & Suárez General Cargo nace como plataforma logística