Análisis del papel de la mujer en el sector vasco de la pesca

El trabajo en el mar, y aún más en la pesca, siempre se ha considerado como masculino, a pesar del enorme papel que la mujer ha desarrollado en esta labor, casi siempre en tierra. Aunque la sociedad va cambiando y cada día se contabilizan más mujeres en las escuelas de náutica, en el sector de la pesca tradicional aún son los hombres los que salen mayoritariamente a la mar.

Con el fin de analizar el papel y futuro de la mujer vasca en el sector pesquero, y más aún en el marco de la nueva Ley de Pesca Sostenible e Investigación Pesquera que recientemente se ha aprobado en el Congreso de los Diputados, una representación de féminas se ha reunido con los responsables del área en el Gobierno Vasco.

Así, la Consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente Arantxa Tapia, acompañada por el viceconsejero de Agricultura, Pesca y Política Alimentaria, Bittor Oroz y el director de Pesca y Acuicultura, Leandro Azkue, han podido escuchar de primera mano las actuales problemáticas del sector.

La mayor preocupación del colectivo es la entrada en vigor del coeficiente reductor (0,15) de cara a la jubilación profesional y cuya entrada en vigor se prevé en abril próximo, con la nueva ley antes mencionada.

Puerto pesauero de Getaria, en Gipuzkoa
Puerto pesauero de Getaria, en Gipuzkoa

Para ello, se han reunido con una treintena de mujeres representantes de varios oficios de relacionados con la pesca, junto con las que se dedican a la gestión en la diferentes Cofradías de Pescadores de Euskadi, así como mujeres que desarrollan actividades complementarias, quienes han tenido ocasión de compartir con los representantes del ejecutivo vasco la situación laboral en la que se encuentran, así como los retos a los cuales se enfrentan, en el encuentro realizado en la Cofradía de Getaria (Gipuzkoa).

En la actualidad alrededor de 70 mujeres conforman el colectivo de Itsas Emakumeen Langileen Federazioa (Federación de Mujeres Trabajadoras del Mar) y una veintena de mujeres se ocupan de las labores de gestión en las diferentes cofradías de Euskadi, así como de las actividades complementarias.

Nuevas oportunidades del sector

Rederas, empacadoras y neskatilas (una o dos por barco, se encargan de recibir los barcos cuando llegan a puerto, descargan el barco, llevan la mercancía a la venta y lo venden y también se encargan del aprovisionamiento de víveres y demás cosas que necesitan los pescadores en el barco para zarpar y vivir en alta mar) deben conseguir su acreditación profesional.

Y siguen siendo hoy figuras imprescindibles para el sector de la pesca, pero la profesionalización de las labores en tierra y la modernización de las Cofradías y las empresas del sector, abren nuevas oportunidades laborales.

Buena sintonía entre la consejera Tapia y las representantes de Itsas Emakumeen Langileen Federazioa

El sector de la pesca ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos, y de la misma manera que las labores del mar se apoyan cada vez más en las nuevas tecnologías, las labores en tierra son también nuevas oportunidades profesionales.

Las Cofradías han dejado atrás las imágenes costumbristas que se mantienen en el imaginario de la ciudadanía, dando paso a empresas competitivas que son referentes en el sector.