La ZAL del puerto de Barcelona tendrá el parque fotovoltaico más ambicioso de Europa

La ZAL del puerto de Barcelona ha comenzado la instalación del parque fotovoltaico sobre techo más grande de Europa, y “hasta ahora, uno de los más grandes a nivel mundial”, como ha sentenciado este jueves el presidente del puerto de Barcelona, Lluís Salvadó, al tratarse de una superficie equivalente a 15 campos de futbol en su primera fase. 

Se trata de una inversión total de unos 24 millones de euros por parte de CILSA, gestora de la ZAL y participada por el puerto de Barcelona y Merlin Properties. La instalación final está prevista que finalice en el 2026, y abarcará varias zonas de la ZAL.

Traducido en producción energética, son 40 MW pico y 50.000 MWh/año de electricidad, el equivalente al consumo anual de 41.250 personas (la población de municipios como Igualada o Vilafranca del Penedés). 

Además del presidente del puerto de Barcelona, a la presentación de este proyecto han acudido el CEO de Merlin, Ismael Clemente; el director de Logística y Retail de Merlin, Luis Lázaro, y el director general de CILSA, Jordi Guerrero.

“Con el potencial de generación de energía fotovoltaica que vamos a conseguir, destacamos la importancia del proyecto y en la contribución que supondrá para la generación de energía verde”, ha asegurado Guerrero, que ha detallado la magnitud de la instalación.

ender de la primera fase del parque fotovoltaico, que ha comenzado su instalación sobre el techo de una nave de Decathlon, y que está previsto que finalice en marzo del año que viene
ender de la primera fase del parque fotovoltaico, que ha comenzado su instalación sobre el techo de una nave de Decathlon, y que está previsto que finalice en marzo del año que viene

El parque fotovoltaico, como ha afirmado Salvadó, “irá dirigido al autoconsumo compartido para empresas e instalaciones en un radio de 2 kilómetros”. En la primera fase, se desplegarán un total de 19.846 placas en una superficie de 91.692 metros cuadrados. O lo que es lo mismo, una potencia de 8,2 MWp, llegando a una producción estimada de 9.862,65 MWh/año, lo que equivale al consumo de 8.493 personas. Esto solo en la primera fase.

El presidente del puerto de Barcelona, Lluís Salvadó
El presidente del puerto de Barcelona, Lluís Salvadó

“La inversión público privada que se ha desplegado para el parque fotovoltaico no tiene un retorno económico, sino ambiental”

Para la primera fase de instalación de placas solares, que estará centrada en el área de la ZAL-Port -las obras ya han comenzado sobre la cubierta del Decathlon y se prevé que finalicen en marzo de 2024-, se han invertido unos 6 millones de euros y permitirá recortar las emisiones en 2.465 toneladas de CO2 anuales, la cantidad de dióxido de carbono que generan 725 automóviles.

La segunda fase, por su parte, se centrará en la instalación de placas fotovoltaicas en la zona ZAL-Prat.

El director general de CILSA, Jordi Guerrero
El director general de CILSA, Jordi Guerrero

“Con el potencial de generación de energía fotovoltaica, destacamos la contribución que supondrá para la generación de energía verde”

Por lo que respecta a la tercera fase, se enfocará en la instalación del área ZAL-Barcelona. Y en la última etapa del proyecto, que está previsto que finalice durante el 2026, se prevé el despliegue fotovoltaico “en la práctica totalidad del hub logístico”.

Con la finalización del proyecto, se espera cubrir el 100% de la demanda energética de la ZAL y generar excedentes para el puerto y su comunidad portuaria.

La inversión público-privada que se ha desplegado para el parque fotovoltaico “no tiene un retorno económico, sino ambiental”, como ha añadido el presidente del puerto de Barcelona y de CILSA.

Salvadó ha añadido que la instalación va acorde al resto de medidas que impulsa la Autoridad Portuaria en el ámbito de la descarbonización, “posicionando al puerto de Barcelona como una de las infraestructuras catalanas y españolas más relevantes en producción de energía fotovoltaica”.