Pere Casaubón: una vida profesional de entrega al trincaje

TM2 asumirá las actividades de Sea Trincajes añadiéndola a su extensa gama de servicios

Pere Casaubón inició sus primeros pasos en el trincaje a finales de los años setenta en el puerto de Barcelona de la mano de la empresa Martin’s Control: “Los primeros buques en esos tiempos eran de carga general”.

En el año 1997 decide fundar su propia empresa, Sea Trincajes, convirtiéndose en estos años en un referente en el sector del trincaje a nivel nacional.

Pere Casaubón, con más de 45 años trabajando en el mundo del trincaje, 60.000 contenedores realizados y cientos de buques, embalajes y otros servicios, ha decidido jubilarse “para disfrutar de mis pasiones, como es el arte, la montaña y la familia”.

Sea Trincajes y su enorme experiencia, no finalizará con la jubilación de su fundador, ya que la empresa TM2 continuará con el legado y plantilla que son referencia en el sector del trincaje.

“Es de muchos conocida la gran colaboración con TM2 y creo que lo más natural era dar este paso y que Sea Trincajes se integrara en una empresa solvente y referente en la industria del embalaje, además que está dirigida magníficamente por la familia Jiménez”. Con este acuerdo, el trincaje se unirá a la extensa gama de servicios que ofrece TM2, con sede en el puerto de Barcelona.

Entre las diferentes cosas que echará de menos Pere Casaubón después de su jubilación, está “el contacto con los clientes y amigos y las diferentes operativas especiales que hemos realizado durante todos estos años”. Unas operaciones muchas veces relacionadas con su formación en Bellas Artes, “lo que me ayudó para que fueran un éxito y las obras de arte llegarán en perfecto estado a su destino”.

Infinitos ejemplos como obras de artes del artista Jaume Plensa con destino a países como Japón, con esculturas de más de 10 metros de altura “donde aportábamos nuestra larga experiencia y fiabilidad a la hora de inmovilizar, sujetar y proteger las mercancías, y más si se trata de cargas tan especiales como la que puede representar una gigantesca y a su vez delicada obra de arte”.

Otro singular proyecto fue el traslado de Salamanca a la ciudad japonesa de Gifu de la reproducción de las fachadas de la Catedral de Salamanca y la Casa de las Conchas “proyectos de más de 3 años de duración”.

Miles de servicios y numerosos proyectos especiales “Altos Hornos de Sagunto, Olivetti, el traslado de Abanderado a la India o Seat a China, entre otros”.  Una vida que ha dedicado Pere Casaubón al trincaje y a dignificar esta profesión.