Los piratas de Somalia calientan todavía más la ruta del Mar Rojo

El aumento de amenazas a buques mercantes se suma a los ataques hutíes como potenciales riesgos para el transporte marítimo

La International Maritime Bureau (IMB) de la International Chamber of Commerce (ICC) ha advertido en un reciente informe su “preocupación” a raíz del aumento de ataques de piratería frente a las costas somalís, un factor que “calienta” todavía más la ruta por el Mar Rojo. En un comunicado que recoge los datos del primer trimestre del 2024, informa de un aumento de seis ataques y robos a buques en todo el mundo. Específicamente, registra 33 incidencias, en comparación con las 27 del 2023, cinco de las cuales se produjeron frente a Somalia, a diferencia de ninguno el pasado año.

El aumento de la piratería frente a Somalia es un temor que ya advirtió el Head of Container Division del puerto de Barcelona, Carles Mayol, durante el Foro ATEIA Aragón celebrado en Zaragoza. En su intervención, advirtió de las amenazas del transporte marítimo en la actualidad y cómo podían afectar a la cadena de suministro, poniendo ejemplos como los ataques hutíes en el Mar Rojo, y apuntó que la piratería en Somalia “comienza a ser una amenaza y una disrupción latente”.

En el presente informe de la IMB, se registran en todo el mundo 24 asaltos a buques, 6 intentos de asalto, 2 buques secuestrados, 1 ataque con armas de fuego, 35 tripulantes tomados como rehenes, 9 de los cuales fueron secuestrados, y 1 amenazado.

Distribución geográfica de los últimos actos de piratería y robo en todo el mundo

Dos buques y nueve tripulantes secuestrados

La piratería somalí lleva siendo una amenaza desde hace décadas. No obstante, si bien es cierto que en los últimos años se había estabilizado la situación, el año pasado comenzó a aumentar el número de incidencias, como ya informamos en El Canal este mes de enero.

Tipología de buques que han sufrido incidentes en los últimos tres meses a nivel global

La IMB reporta que el 12 de marzo 20 piratas somalíes secuestraron un granelero con bandera de Bangladesh que transportaba carbón térmico a 550 millas náuticas de Mogadishu, en su ruta de Mozambique a Emiratos Árabes. Durante el incidente, se tomaron como rehenes a 23 tripulantes, un secuestro que contó con el seguimiento de la fragata Canarias de la Armada española, según un comunicado del Estado Mayor de la Defensa. El navío participaba en la Operación Atalanta, con el fin de proteger a los buques del Programa Mundial de Alimentos.

La fragata Canarias de la Armada española, días antes del incidente frente a las costas somalíes

Según la IMB, “estos incidentes se atribuyen a piratas somalíes que cada vez demuestran mayores capacidades, atacando a buques a grandes distancias desde la costa somalí”. Michael Howlett, director de la IMB, insta a los capitanes de buques que naveguen en zonas de peligro “a seguir todas las directrices recomendadas en la última versión de las Best Management Practices to Deter Piracy and Enhance Maritime Security in the Red Sea, Gulf of Aden, Indian Ocean and Arabian Sea (BMP5)”.

La mayoría de buques atacados se encontraban fondeados (20) o navegando (12)

Otra de las zonas calientes por lo que respecta a la piratería es el Golfo de Guinea. No obstante, la IMB traslada que “los niveles son reducidos”, pasando de cinco ataques en el primer trimestre del 2023 a seis en el mismo periodo de este año. No obstante, la IMB advierte de que “sigue siendo una amenaza” e insta a mantener “una presencia naval regional e internacional continua y sólida para responder a estos incidentes y salvaguardar a los buques”.

Por su parte, advierten de un aumento “notable” en los incidentes de “bajo nivel” en aguas de Bangladesh y el Estrecho de Singapur, que siguen representando una amenaza para la seguridad de la zona, con siete incidentes registrados en lo que llevamos de año, en comparación con uno registrado en el 2023.

Los ataques en costas somalíes y en el Golfo de Guinea crecen, mientras que en el Estrecho de Singapur disminuyen