La piratería desciende en el 2023 pese al conflicto en el Mar Rojo

La seguridad en el mar es uno de los temas que más afecta a las rutas globales. Este último año, los robos y la piratería a buques han seguido descendiendo, aunque frenan su caída. Así, se pasa de los 300 incidentes que se registraron en el 2022, a 295 que recoge el Maritime Information and Awareness Center (MICA) en su informe del año 2023. 

A pesar de la bajada, los incidentes se reducen en solamente 5, un descenso inferior si lo comparamos con el que se produjo en el periodo 2021-2022, cuando la disminución fue de 18. El observatorio ha señalado como principales cambios el conflicto en el Mar Rojo por los ataques hutíes (aunque no recoge la totalidad de incidentes, ya que el conflicto escaló a finales de diciembre), el resurgir de la piratería en costas somalíes y la guerra entre Ucrania y Rusia.

Mapa elaborado por el MICA donde se destacan las regiones con mas incidentes. Destaca la conflictividad en zonas como el Mar Negro (por la guerra ruso-ucraniana) y el Mar Rojo (donde se concentran los ataques huties a buques internacionales)
Mapa elaborado por el MICA donde se destacan las regiones con más incidentes. Destaca la conflictividad en zonas como el Mar Negro (por la guerra ruso-ucraniana) y el Mar Rojo (donde se concentran los ataques hutíes a buques internacionales)

Los datos, por regiones

El MICA contabiliza los incidentes, esencialmente, en función de si se trata de piratería (descrito como acto violento cometido para fines privados en alta mar por un buque o aeronave contra otro buque o aeronave), o bien si es un robo (cuando estos actos se cometen en aguas territoriales de un país y, por lo tanto, ocurren en un área bajo soberanía estatal). No obstante, se mencionan otros incidentes que ocurren en el entorno marítimo. 

Por zonas, la que más incidentes registra es América y el Caribe, con 107 en total, de los cuales 105 son robos (10 menos que en el 2022) y 2 actos de piratería (5 menos que el año anterior). De esta zona, se destaca la reducción de los robos y la piratería, aunque aumenta el tráfico de drogas y el contrabando. 

Le sigue muy de cerca el Sudeste asiático y el Océano Pacífico, con 104 incidentes, de los cuales 103 son robos (un aumento pronunciado, ya que en el 2022 se cuantificaban 86) y 1 es piratería (3 menos en comparación con los 4 del 2022). En esta región geográfica aumentan los robos, la piratería y el contrabando, así como la pesca ilegal. 

En tercer lugar, se encuentra el Océano Índico, que registra 51 incidentes. Aunque los robos disminuyen de forma considerable, pasando de los 43 que se notificaron en el 2022 a los 33 que se informan en el 2023, aumentan significativamente los actos de piratería, que pasan de 13 a 18. El MICA destaca el aumento de la conflictividad en la zona (por la crisis en el Mar Rojo y el aumento de ataques a buques en las costas somalíes), así como el tráfico de drogas y la pesca ilegal. 

El Golfo de Guinea ocupa el cuarto lugar con 31 incidentes. La piratería disminuye, pasando de 7 a 5 incidentes este 2023, pero aumentan ligeramente los robos, que pasan de 25 a 26. Y como ocurre en el Océano Índico, aumenta la tendencia por el tráfico de drogas y la pesca ilegal. 

Y, por último, destacan las fronteras europeas, que aumentan en dos los incidentes relacionados con robos y piratería. El observatorio MICA apunta como principal punto caliente el Mar Negro debido a la guerra entre Rusia y Ucrania, así como los flujos migratorios y el tráfico de drogas, “que continúan sin cesar”, como especifican. 

Mapa con los principales incidentes. En amarillo, robos o intentos de robo; en naranja, acercamiento sospechoso; en rojo, ataque o abordaje; en morado, propagacion de un conflicto al mar, y en negro, secuestro
Mapa con los principales incidentes. En amarillo, robos o intentos de robo; en naranja, acercamiento sospechoso; en rojo, ataque o abordaje; en morado, propagación de un conflicto al mar, y en negro, secuestro