Plan Estratégico para recuperar los vuelos del aeropuerto de Barcelona

El Comitè de Desenvolupament de Rutes Aèries (CDRA) ha presentado su nuevo Plan Estratégico 2021-2024, el cual ha sido redactado con el objetivo de recuperar los vuelos que se han perdido a consecuencia del fuerte impacto de la pandemia del Covid-19 en el sector aeronáutico. Se trata de la hoja de ruta para los próximos cuatro años para que el aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat vuelva a recuperar su posicionamiento intercontinental después de la caída de tráfico de pasajeros más grande de la historia.

El Plan incluye una valoración del impacto del Covid-19 en las rutas aéreas y aerolíneas de todo el mundo, identificando factores claves para la recuperación y la sostenibilidad de la oferta de vuelos en el aeropuerto, como es, por ejemplo, garantizar la seguridad sanitaria de los pasajeros en su paso por las instalaciones. En este sentido, el aeropuerto ha obtenido la certificación Airport Health Accreditation de la Airport Council International (ACI), que lo acredita como aeropuerto sanitariamente seguro.

Así mismo, también considera la variación del comportamiento del viajero en todos los segmentos de viaje. Los pasajeros de negocio pueden ser más difíciles de recuperar por las restricciones de las empresas y la nueva fuerza del teletrabajo; mientras que la demanda latente de viajar por motivos de ocio y por motivos familiares y de amistad continúa siendo muy fuerte según las encuestas sectoriales. En la situación actual, el pasajero es más flexible y viaja hacia aquellas regiones con las cuales existe conectividad, habiendo ganado importancia el turismo de proximidad y las reservas de última hora. Los costes sanitarios (pruebas PCR, vacunación, etc.) pueden ser obstáculos importantes a la hora de la recuperación de la actividad.

La conectividad con los hubs europeos y mundiales y la monitorización continua de oportunidades como medidas de contingencia

El Plan Estratégico 2021-2024 fija dos objetivos de trabajo y vigilancia esenciales como medidas de contingencia frente a la crisis actual de cara a asegurar la accesibilidad global del aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat:

  • Garantizar la conectividad con 19 grandes hubs mundiales y europeos, ya que estos sirven como nodos  para acceder a cualquier destino relevante en todo el mundo. Muchos de estos hubs ya están con ruta directa y con volúmenes importantes de frecuencias diarias, mientras que con los otros se espera tener conectividad a corto plazo
  • Mantener una monitorización constante y exhaustiva de las oportunidades de mercado que seguirán apareciendo, tanto como resultado de la total reestructuración del sector aeronáutico como por la mejora de la capacidad actual de Barcelona para atraer viajeros. Algunos ejemplos podrían ser la aparición de nuevas rutas de largo radio de bajo coste (por las cuales el aeropuerto ha demostrado tener potencial) o la recuperación de los congresos, ferias y cruceros en la capital catalana.

Tres niveles de priorización en la recuperación de los vuelos

El Plan Estratégico 2021-2024 ha establecido tres categorías de conectividad de diferente prioridad con el objetivo de promover la reactivación de la actividad de los vuelos intercontinentales al aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat

  1. 1. Conectividad prioritaria: 14 destinos.
    Norteamérica: Chicago, Miami, New York, Los Angeles, Toronto, San Francisco, Atlanta, México DF.
    América del Sur: Lima, Sao Paulo.
    Asia: Beijing, Shanghai, Hong Kong, Seul.
  2. Conectividad adicional: 6 destinos.
    Norteamérica: Montreal, Boston, Washington
    América del Sur: Santiago de Chile
    Asia: Islamabad, Lahore, Amman
  3. Nuevas conexiones: 3 destinos.
    Delhi, Tokyo, Texas (Dallas/Houston)


Hoja de ruta en tres etapas

El Plan dibuja una hoja de ruta en tres etapas: para el 2021 y 2022 se marca como hito recuperar aquellas rutas de alto impacto que conectan el aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat con destinos que son centros claves por motivos económicos y culturales, por los grandes volúmenes de pasajeros, por el elevado impacto social y por el acceso a grandes centros de conocimiento.

En los años 2022 y 2023 los trabajos del CDRA se orientarían tanto a recuperar la conectividad histórica  que existía antes de la pandemia como detectar nuevas oportunidades de mercado por operadores desaparecidos de las rutas y/o nuevas compañías o fusiones de compañías. Finalmente, la última fase del plan se centra en la creación de nuevas conexiones prioritarias hasta ahora no servidas, la entrada de nuevos operadores y el aumento de frecuencias.

Igualmente no se descarta la posibilidad que incluso en los primeros años del Plan pueda haber movimientos de estrategia de compañías y reestructuración del sector que puedan acelerar la conectividad de Barcelona abriendo nuevas oportunidades. Tal como está sucediendo en las rutas de corto y medio radio no se descarta que puedan llegar nuevas rutas. Muchas veces se vuela donde no hay tantas restricciones de los gobiernos, pero en cambio a lugares donde hay gran demanda se difícil viajar.

El aeropuerto empieza a recuperarse dentro del contexto europeo

La situación del sector aéreo en el primer cuatrimestre del 2021 a escala global es de ligera recuperación, pero todavía lejos de las cifras de antes de la pandemia del Covid-19. Para la semana del 18 de abril, el número de vuelos en todo el mundo ha aumentado un 26,6% en comparación con el mes de febrero del 2021, pero todavía representan una caída del 44,8% respecto a marzo del 2019.

En cuanto al conjunto de los aeropuertos del Estado, las tasas de recuperación son notablemente inferiores a las del conjunto del planeta. Así pues, aunque las operaciones durante la semana del 18 de abril a febrero han crecido un 22,3% respecto a febrero del 2021, en comparación a marzo del 2019 se han perdido el 78,1% de los vuelos.

Poniendo el foco sobre el aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat, hay que decir que está mostrando signos de recuperación dentro del contexto europeo. Como ejemplo, el 1 de marzo del 2021 ocupaba la 22ª posición en el ranking de aeropuertos con más tráfico (considerando los aeropuertos de Estambul), mientras que después de la primera quincena de abril había escalado hasta la 15ª plaza.
Aun así, su recuperación también sigue un proceso lento, con una media de un 78,3% menos de operaciones durante la semana del 12 al 18 de abril en comparación con el mismo periodo del 2019. Por ejemplo, mientras que el 18 de abril del 2019 hubo 1.035 vuelos en el aeropuerto catalán, el mismo día de este año la cifra fue solo de 246.

Centrándonos en las rutas intercontinentales, hay que destacar que el aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat ha recuperado la conexión con destinos de todo el mundo, tanto de América, como de Asia, el Oriente Medio y África.

Actualmente, el aeropuerto opera vuelos a dos destinos de América, a Miami (American Airlines) y Buenos Aires (LEVEL). Con Asia, el aeropuerto ha restablecido la ruta a Singapur (Singapore Airlines) y con Oriente Medio, a Doha (Qatar Airways), a Dubai (Emirates) y Abu Dabi (Etihad). En cuanto a África, el aeropuerto ha retomado las conexiones con El Cairo (Egypt Air), Dakar (Senegal Airlines, vía Casablanca) y Banjul (Vueling), además de las rutas con Marruecos, temporalmente suspendidas por las autoridades marroquíes, a Casablanca (Air Arabia
Maroc y Royal Air Maroc), a Fez (Air Arabia Maroc), Marrakech (Air Arabia Maroc y Ryanair), a Nador (Air Arabia Maroc) y Tanger (Air Arabia Maroc y Royal Air Maroc).
Durante las últimas semanas, las aerolíneas que operan en el aeropuerto han empezado a anunciar la incorporación de nuevas rutas de largo radio para los próximos meses. A partir de julio, LEVEL operará vuelos regulares a Cancún y Emirates recuperará los vuelos de la ruta con México.

La comunicación como herramienta clave por la recuperación de los vuelos

En estos momentos de incertidumbre, las compañías aéreas están muy atentas a aprovechar oportunidades de restablecer vuelos o incluso de aprovechar ventanas temporales para hacer vuelos puntualmente. Por lo tanto, es importante estar en buena comunicación con las compañías para aprovechar rápidamente el mercado si hay oportunidad y ofrecer apoyo para acompañar la ruta. Con esta finalidad, y después del éxito de la 1.ª edición en septiembre del 2020, el CDRA organiza la 2.ª BCN Air Route Meeting Week. Se trata de una iniciativa que del 25 de mayo al 4 de junio reunirá de manera virtual a las principales aerolíneas intercontinentales y los agentes económicos y sociales de Catalunya y que tiene como objetivo recuperar los vuelos de larga distancia.

Anterior artículoTranscoma compra NorSur, empresa de reparación naval
Siguiente artículoRostock inaugura la electrificación del muelle para cruceros