La movilidad viaria de Bizkaia avanza bajo tierra

Los planes de movilidad y transporte rodado de la Diputación Foral de Bizkaia pasan por la excavación de túneles. Así, por un lado, se ha puesto en marcha la denominada Variante de Rekalde, una nueva infraestructura que transcurrirá bajo tierra, bajo el monte Pagasarri, en casi su totalidad. Por otro lado, la gran variante de Bizkaia sigue avanzando con el túnel subfluvial bajo la Ría de Bilbao.

La DFB ha solicitado a la Autoridad Portuaria de Bilbao una concesión para la ocupación de superficies subterráneas de lámina de agua de 6.407 m² y terrestre de 1.047 m² en el término municipal de Sestao, con destino a la ejecución del proyecto de construcción del subfluvial de Lamiako. Se trata de un túnel multimodal, con una doble sección para tráfico rodado y ferrocarril. Para su financiación se cuenta con un préstamo de 200 millones del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Según el diputado foral de Infraestructuras y Desarrollo Territorial, Imanol Pradales, la construcción de los accesos al subfluvial de más de 3 kilómetros bajo la Ría de Bilbao, entre las rotondas de Artaza (Getxo) y Ballonti (Portugalete), costará 400 millones de euros y entrará en funcionamiento en el 2028. Será un equipamiento viario que “coserá” ambas márgenes, ofreciendo una nueva conexión hacia/desde el puerto de Bilbao hacia Santander al Oeste y hacia Gipuzkoa y Francia, hacia el Este.

El proyecto de túnel subfluvial es ligeramente superior a los 3 km y busca sacar de las actuales vías unos 55.000 vehículos diarios. En la margen izquierda, el túnel bajo la ría arrancará en una zona donde discurren de forma más o menos perpendicular la A8 y el Eje del Ballonti; esta zona es, además, el punto de conexión con la Variante Sur Metropolitana, conocida como Supersur, la conexión en la que el puerto de Bilbao descarga la mayoría de su tráfico pesado.

Imanol Pradales ha presentado el inicio de la Variante de Rekalde

Viaducto de Rekalde

El Departamento de Infraestructuras y Desarrollo Territorial ha aprobado la adjudicación de la redacción del proyecto para la construcción de la Variante de Rekalde (BI-10) a la UTE compuesta por Typsa, Fulcrum y Tekia. El presupuesto de adjudicación asciende a 5,8M€ con un plazo de inicial de redacción de 33 meses a partir de marzo de 2024.

Para el diseño de la nueva infraestructura, se prevé una variante de unos 2.230 metros lineales de nueva traza formada por dos calzadas separadas de tres carriles por sentido que discurren prácticamente en su totalidad en túnel.

Esta solución permitirá la supresión de un viaducto de aproximadamente 1.800 metros que data del año 1975 y que soporta el tráfico diario de 87.212 vehículos, de los cuales, el 2,5%, 2.529 son camiones. Dada la complejidad técnica y medioambiental de este gran proyecto, no hay plazos concretos para el desmontaje del viaducto y la entrada en servicio de la nueva infraestructura.