El puerto de Tarragona comenzará en marzo a recuperar uno de sus bienes naturales más valiosos

Se trata de “la más importante restauración de una zona húmeda en Catalunya” en los últimos años, tiene un importe de 2,3 millones de euros y engloba diferentes actuaciones

El puerto de Tarragona prevé comenzar las obras de restauración de Prats d’Albinyana, incluido en la Xarxa Natura 2000, entre finales del mes de marzo y principios de abril. Se trata de un espacio de gran valor medioambiental y paisajístico con una extensión de 37,78 hectáreas. Según el presidente del recinto tarraconense, Saül Garreta, “esta actuación es la más importante restauración de una zona húmeda en Catalunya desde que se recuperó el estanque de Ivars d’Urgell”.

El pasado 25 de octubre, el puerto de Tarragona licitó la ejecución del proyecto de recuperación de Prats d’Albinyana con el objetivo restaurar su ecosistema, “que se encuentra en degradación o en riesgo”, eliminar los impactos y presiones directas, y potenciar los elementos de interés ecológico, naturalístico y sociocultural. Recientemente, el proyecto se adjudicó a la UTE Romà Infraestructures, J. Morell e ILERSIS por un importe de 2,3 millones de euros.

El periodo de ejecución del proyecto es de 12 meses desde el momento en que se inicien las obras, previstas para finales del primer trimestre del 2024. Asimismo, cuenta con una comisión de seguimiento ambiental formada por las diferentes administraciones implicadas, entre las que se incluyen el mismo puerto de Tarragona, el Ayuntamiento de Vila-seca, Serveis Territorials de la Generalitat de Catalunya, y la Oficina Territorial d’Acció i Avaluació Ambiental de la Generalitat.

Se prevé que las obras de restauración del espacio natural se alarguen durante 12 meses

La segunda actuación que se contempla es la creación de una laguna de 107.700 metros cuadrados y de una isla de 26.990 metros cuadrados, así como la creación de un bosque de ribera que rodeará la laguna y conectará con la playa existente. Con esta actuación, se quiere recuperar la “vocación” de humedal que tiene el espacio, un proyecto que irá acompañado del desvío del canal de drenaje de la A-7 que estaba situado dentro de la zona protegida.

La tercera línea de actuación que contempla el puerto de Tarragona es la finalización de las acciones de consolidación arqueológica del conjunto patrimonial de la antigua villa romana de Cal·lípolis. En este sentido, se procederá a la limpieza y eliminación superficial del pavimento de los caminos que cruzan el yacimiento y se consolidarán las estructuras existentes.

Y, por último, el puerto de Tarragona ejecutará la instalación de servicios viarios internos, como son la proyección de caminos, miradores faunísticos y pasarelas.