El puerto de Barcelona inicia campaña de cruceros con la sostenibilidad como eje

Buques más sostenibles, más nuevos y de menor tamaño: las claves de la temporada de cruceros 2024 en el puerto de Barcelona

Las previsiones de la Autoridad Portuaria de Barcelona respecto al turismo de crucero indican que el 22% de las escalas serán buques preparados para funcionar con GNL, combustible de transición que elimina las emisiones de óxidos de azufre (SOx) y las partículas en suspensión y reducen hasta el 70% las emisiones de óxidos de nitrógeno y hasta el 20% las emisiones de CO₂ respecto a los combustibles tradicionales.

El 54% de las 806 escalas previstas serán de buques de menos de 10 años de antigüedad, entre los cuales habrá 12 buques que escalarán por primera vez en el puerto; y se producirá un descenso del 6% de los buques más grandes, los que superan los 5.000 pasajeros.

Una radiografía clara: buques más sostenibles, más nuevos y de menor tamaño arribarán al puerto durante el 2024.

Los nombrados son solo algunos de los objetivos en materia de sostenibilidad que la amplia delegación de la comunidad portuaria de Barcelona presenta esta semana en la feria Seatrade Cruise Global de Miami.

La previsión de escalas de cruceros para este año 2024 es de 806, el 54% de las cuales corresponde a buques de menos de 10 años de antigüedad

Unas cifras que reflejan el éxito de la estrategia seguida por la Autoridad Portuaria, atrayendo una flota más moderna y eficiente ambientalmente.

Respecto a los cruceros propulsados por GNL que operarán este año en el puerto de Barcelona pertenecen a MSC y a las compañías Aida Cruises, Costa Croicere y P&O, las tres pertenecientes al grupo Carnival. Mientras que los 12 buques que escalarán por primera vez en el puerto son: Sun Princess, Seven Seas Splendor, Scarlet Lady, Celebrity Ascent, Queen Anne, Silver Ray, Ilma, Explora II, Resilient Lady, Odyssey of the Seas, Emerald Sakara y Viking Vela.

En los últimos meses, y a lo largo del presente ejercicio, el puerto de Barcelona marcará algunos hitos en su estrategia para la descarbonización de la actividad crucerística y la reducción de las externalidades negativas que esta actividad pueda tener en la ciudad. Así, a finales del 2023 la Autoridad Portuaria de Barcelona dio pasos importantes en cumplimiento del acuerdo alcanzado en 2018 con el Ayuntamiento de Barcelona para alejar la actividad de cruceros de las zonas urbanas, concentrándola en el muelle Adossat y haciéndola más sostenible.

Uno de los aspectos más destacados fue el cierre, a principios de octubre, de la Terminal Nord del WTC para la operativa de cruceros y ferrys, alejando a más de 3 kilómetros de las zonas urbanas unas 340 escalas anuales de barcos.

Las llegadas de buques de más de 5.000 pasajeros se reducirán un 6%

Además, este año, el puerto de Barcelona ha iniciado el proceso para licitar el primer sistema Onshore Power Supply (OPS) en una terminal de cruceros para suministrar energía de origen renovable a los buques cuando estén amarrados, reduciendo así las emisiones. Se trata del OPS de la futura terminal de MSC Cruises, actualmente en construcción en el muelle Adossat. Posteriormente, se instalarán OPS en las terminales de Carnival y de Creuers del Port de Barcelona.

Gemma Gracia, cruise manager de la APB; Núria Burguera, directora de Comunicación de la APB; Mar Pérez, jefa de cruceros de la APB; Mateu Hernández, director general de Barcelona Turisme; Carla Salvadó, subdirectora general de la APB; Rosa Bada, directora de Relaciones Institucionales de Barcelona Turisme, y Pilar Puerta, responsable técnicas de Atraques de la APB

También se ha alcanzado un acuerdo con las navieras integrantes de CLIA para, con motivo de la intensa sequía que atraviesan Catalunya y Barcelona, evitar en la medida de lo posible que los cruceros se aprovisionen de agua en el puerto catalán.

Aunque menos del 30% de las escalas de cruceros se aprovisionaban de agua en el puerto, y que el consumo de los cruceros representó en el 2022 tan solo el 0,09 % del consumo de agua de la ciudad, las navieras han querido hacer patente su responsabilidad en esta crisis climática.

Y, cumpliendo otro de sus acuerdos con el Ayuntamiento, el puerto de Barcelona acaba de adjudicar la construcción y explotación de la futura Terminal G de cruceros del muelle Adossat a Catalonia Cruise Terminal G, S.L., una joint venture de Royal Caribbean Group y Cruise Terminals International, CTI.

Con la adjudicación de la séptima y última terminal de cruceros del muelle Adossat, que destaca por su apuesta por la sostenibilidad, tanto energética como ambiental; la puesta en marcha de la nueva terminal que MSC Cruises está construyendo, y el cierre, en el 2026, de la Terminal Sur del WTC, se da cumplimiento al acuerdo con el Ayuntamiento de Barcelona que supone una inversión total aproximada de 335 millones de euros, de los que 140 millones corresponden al puerto de Barcelona y 195 millones a inversión privada.