Primeros pasos de la “carretera inteligente” de Bizkaia

El proyecto “Bizkaia Connected Corridor (BCC)” para la creación de la “carretera inteligente” avanza con la instalación de las primeras balizas, a lo largo de 57 km de autopista, en los próximos meses. Se trata de obtener un corredor cooperativo digitalizado y sensorizado, donde las empresas podrán probar distintas tecnologías pioneras de movilidad autónoma, conectada y cooperativa e infraestructuras inteligentes.

Bizkaia Connected Corridor es un proyecto de la Diputación Foral de Bizkaia (DFB) y el centro tecnológico Tecnalia que contempla entre sus objetivos digitalizar la red de carreteras a través de la implantación de varias tecnologías. Entre ellas se encuentran los Sistemas Inteligentes de Transporte Cooperativos (C-ITS) que permiten la comunicación vehículo-infraestructura (V2I) y vehículo-vehículo (V2V) para mandarse avisos sobre el estado de la vía.

Asimismo, se van a sensorizar mediante tecnología IoT cuatro infraestructuras de la red viaria que actuarán como gemelos digitales. Y, por último, se dispondrá de las carreteras forales de Bizkaia para emplearlas como un escenario idóneo donde las empresas y centros de investigación puedan probar, en condiciones reales, el desarrollo de sus tecnologías en un entorno “Living Lab”.

Imanol-Pradales
Imanol Pradales, diputado de Infraestructuras y Desarrollo Territorial

Horizonte 2024

Las primeras balizas de comunicación cooperativa (Road Side Unit) se van a instalar a lo largo de los 57 kilómetros de autopista que separan Ermua de Ugaldebieta. Estas balizas recibirán y emitirán mensajes entre los vehículos y con los centros de control sobre incidencias como condiciones meteorológicas adversas, obras, congestiones de tráfico u obstáculos en la calzada, entre otros. Así, el usuario podrá anticiparse ante una situación de emergencia o una retención de tráfico. A lo largo de 2022 se instalarán el resto de las balizas hasta un total de 50 y para 2024 estará completamente operativo.

«Esos 57 kilómetros conformarán el primer corredor cooperativo, la primera autopista inteligente de Bizkaia en el año 2023. Un proyecto que cumple una doble función. Por un parte convertimos la red viaria de Bizkaia en un Living Lab al servicio de la investigación y el desarrollo tecnológico, ya que servirá para atraer y probar proyectos de I+D aplicados a la movilidad en carretera y a las infraestructuras viarias. Y, por otra parte, esa tecnología se integrará en la gestión operativa de las carreteras que realiza la Diputación, ofreciendo un mejor servicio a las y los usuarios de la red viaria», según explica Imanol Pradales, diputado de Infraestructuras y Desarrollo Territorial.

Tecnalia trabaja ya en el desarrollo e implementación de una plataforma de testeo (TESCOR), que empleará varias tecnologías como BIM, Cloud, IoT y Big Data, donde se desplegarán los cuatro gemelos digitales anteriormente mencionados. Los modelos BIM generados, y los datos procedentes de los sensores IoT ubicados en las infraestructuras sensorizadas, estarán disponibles en un hub de datos que se podrá a disposición de las empresas y grupos de investigación que lo soliciten.