La reforma del CAU a debate en el Propeller de Barcelona

El administrador de la Aduana de Barcelona debatió con los socios del Propeller la reforma del Código Aduanero de la Unión

Josep Carles Llagostera, administrador de la Aduana de Barcelona, fue el invitado al almuerzo de febrero que organizó el Propeller Club de Barcelona, con la reforma del Código Aduanero de la Unión (CAU) como tema principal. Una reforma que “supondrá un cambio de concepto al incluir unas propuestas que suponen un cambio profundo de su funcionamiento”, resaltó el invitado.

El administrador de la Aduana de Barcelona inició su exposición sobre la situación actual de la gestión aduanera, donde “hay problemas con las prohibiciones/restricciones en la entrada/salida de las mercancías, además de la incapacidad para gestionar el comercio electrónico, ya que el CAU estaba pensado para mercancías de alto valor y como ejemplo, en el  2022 el 80% de las declaraciones en la Unión Europea (UE) representaban sólo el 0,85% del valor de las mercancías, lo que imposibilita su control”. Además, señaló los problemas de desarrollo de los proyectos para la administración electrónica, “como el despacho centralizado europeo”, o la gestión de la gobernanza entre los 27 miembros, “cada uno con sus propios intereses”.

Los costes de cumplimiento aduanero alcanzan unos 2.000 millones de euros anuales en la UE

Josep Carles Llagostera cree que “necesitamos un esquema de mayores simplificaciones, porque la entrada/salida de mercancías es compleja y supone una pérdida de eficiencia para las empresas exportadoras, dotando de mayor competitividad a las empresas exportadoras, ya que se estima que los costes de cumplimiento aduanero alcanzan unos 2.000 millones de euros anuales en la UE, que resta competitividad a las empresas frente a terceros”. Ese esquema lo sintetiza en “un mejor control, reduciendo el fraude, mejorando la colaboración con los operadores económicos e incrementando la recaudación”.

Elena Carreras, directora Comercial de Cualde, nueva socia del Propeller Club de Barcelona, acompañada por Isabel Blanch (Solinter) y Gonzalo Sanchís (presidente del Propeller Club de Barcelona)

Esta gran transformación del CAU se basa en cuatro grandes ejes. El primero de ellos la colaboración entre las aduanas y los operadores económicos, implantando las nuevas tecnologías con la creación del Centro Único de Datos de la UE (Data Hub), que dotará de mayor eficiencia al sistema. El segundo con la creación de una nueva figura aduanera denominada Trust & Check Traders. Tercero, un nuevo enfoque de control, mediante la creación de la denominada Autoridad Única Aduanera en materia de la UE, llevará a cabo la gestión de riesgos a nivel europeo y la coordinación de crisis en la UE, “basándose en la colaboración y promover una aplicación más armonizada de los procesos aduaneros a nivel operativo”. Finalmente, un cuarto pilar sobre un nuevo esquema del ecommerce, donde el Código propone hacer pesar el cumplimiento de todas las obligaciones aduaneras a las plataformas como importador.