La eólica flotante se apunta a la inteligencia artificial

La Agencia Vasca de Desarrollo Empresarial (SPRI) informa en su último boletín de la incorporación de la inteligencia artificial IA para la ampliación de la vida útil de los parques eólicos flotante. Así, se da cuenta del inicio del proyecto Integria, formado por un consorcio de 12 empresas y 3 centros tecnológicos vascos.

Se trata de una iniciativa que persigue abordar los retos que plantean estas tecnologías a la hora de garantizar un correcto funcionamiento durante toda su vida útil.

Proyecto Integria

El principal objetivo del proyecto Integria, que tendrá una duración de tres años, es generar un modelo único integral formado por varios modelos digitales basados en inteligencia artificial (IA) que suministren información necesaria con la que generar modelos de detección y prevención de fallos, de fatiga, degradación, etc.

Con estos datos se podrán construir algoritmos de toma de decisión para Operación y Mantenimiento (O&M), y así posibilitar la extensión de la vida útil de los parques eólicos offshore flotantes.

El proyecto está liderado por Nautilus Floating Solutions, un consorcio tecnológico e industrial dedicado al desarrollo de plataformas flotantes para la energía eólica marina y formado por las empresas Subsea 7 y Vicinay Marine Innovación y el centro de investigación Tecnalia 

Es el momento de la energía marina

El Ministerio para la Transición Ecológica aprobó en el 2021 la “Hoja de Ruta de la eólica marina” que establece la instalación de entre 1 y 3 GW de eólica flotante para 2030. Pero es una tecnología que se enfrenta a diversos retos, como la fijación de las estructuras ante condiciones de mar adversas y grandes profundidades o la evacuación de la energía a tierra a través de subestaciones flotantes.

Euskadi es una de las comunidades que está a la cabeza en esta apuesta por la transición energética y como resultado, ha sido pionera en algunas iniciativas, como la puesta en marcha del primer aerogenerador marino flotante, DemoSATH, desarrollado en el territorio capaz de producir hasta 2MW. Queda un amplio campo para la instalación de parques eólicos marinos.

Desde Integria se trata de aprovechar la experiencia para afrontar “el gran salto tecnológico que supone sobredimensionar el primer prototipo para demostrar su viabilidad técnica y optimizar su diseño para demostrar también su viabilidad económica”.