Rhenus y Bosch lanzan un proyecto conjunto para reducir la huella de carbono

Dos camiones propulsados por combustibles renovables están realizando trayectos diarios entre la sede de Rhenus en Irún, la fábrica de Bosch en Aranjuez y el almacén central de Bosch Fabrica Madrid. Se trata de un proyecto de descarbonización del transporte por carretera en el que se utiliza un combustible facilitado por Repsol.

En virtud del acuerdo alcanzado entre la tecnológica y el operador logístico, Bosch da un paso más en su compromiso para alcanzar sus objetivos de sostenibilidad y contribuir a la descarbonización del transporte de mercancías por carretera.

Tras haber alcanzado la neutralidad en carbono en general en sus más de 400 sedes en todo el mundo, ahora se ha fijado el objetivo de reducir un 15% de las emisiones de CO2 en toda la cadena de valor para el 2030, tomando como referencia el año 2018. Y una de las actividades que genera mayor cantidad de emisiones de carbono es la logística.

Dos vehículos pesados

Por ello, Rhenus ha puesto en circulación dos vehículos pesados propulsados por combustible renovable, suministrado por Repsol, para los trayectos tasados. Los camiones utilizan un biocombustible avanzado producido a partir de materiales de desecho como aceites reciclados y residuos forestales, que representa una alternativa eficiente y respetuosa con el medioambiente.

Cumple con las certificaciones de sostenibilidad que exige la Directiva de Energía Renovable de la Unión Europea y, según los estudios, podría reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en más de un 80% frente a los combustibles convencionales y sin necesidad de realizar modificaciones en la flota de vehículos Euro 5 y Euro 6.

Ignacio Eguiguren, director de Operaciones de Rhenus Irún, destaca la importancia de este proyecto al señalar que “en Rhenus, creemos en la importancia de liderar el cambio hacia un transporte de mercancías más limpio y sostenible. Estamos impacientes por comprobar los resultados de este proyecto pionero”.

Dos camiones pesados funcionarán impulsados por combustibles renovables para contribuir a la descarbonización del transporte terrestre
Dos camiones pesados funcionarán impulsados por combustibles renovables para contribuir a la descarbonización del transporte terrestre

Por su parte, la directora de Logística en la planta de Bosch Aranjuez, Cecilia Cintado, explica que esta iniciativa “ejemplifica la apuesta de Bosch” por la búsqueda constante de nuevos modelos de eficiencia ambiental en la cadena de suministro.

Así, “hemos encontrado en el Grupo Rhenus un partner estratégico, comprometido con nuestras necesidades y objetivos”. Este acuerdo es un ejemplo de cómo las empresas líderes de la industria y el transporte pueden unir fuerzas para “anticiparnos al mañana y poner en marcha ya el transporte de mercancías que necesitaremos en el futuro”.