Pruebas para instalar traviesas plásticas y sintéticas en la red ferroviaria

Adif instalará traviesas de plástico y sintéticas en tres tramos de la red ferroviaria convencional para analizar su viabilidad y su funcionalidad, con el objetivo de determinar si pueden constituir una alternativa viable a las de madera.

El montaje en pruebas de estas traviesas se realizará en el puente metálico sobre el río Guarrizas y en la transición del túnel número 10 de la línea Alcázar de San Juan-Cádiz a su paso por Jaén.

Posteriormente, también se instalarán en la estación de Quintana del Puente de la línea Madrid-Hendaya a su paso por la provincia de Palencia.

En estos puntos se probarán distintos tipos de traviesas sintéticas y plásticas, fabricadas a partir de diferentes componentes, si bien todos ellos reciclados y no contaminantes. Además, estarán diseñadas para soportar determinados pesos de carga y velocidades de paso.

Se trata de una iniciativa que Adif aborda en colaboración con empresas fabricantes de este elemento de la infraestructura ferroviaria y en el marco de su estrategia de sostenibilidad, así como de su apuesta por la investigación y el desarrollo. Además, se suma a los análisis que también realizan administradores de infraestructura ferroviaria de otros países europeos, como Francia, Suiza o Alemania, entre otros.

En concreto, en virtud del proyecto que Adif ha puesto en marcha para analizar las traviesas plásticas y sintéticas, en los próximos meses se instalarán un centenar de ellas en el puente metálico sobre el río Guarrizas.

Asimismo, se colocarán unas 75 traviesas de este tipo en la transición del referido túnel de la línea Alcázar de San Juan-Cádiz y, posteriormente, otros tres centenares en la estación palentina de Quintana del Puente, en este caso en el marco de la renovación de sus desvíos de tipo C.

Entre las ventajas que pueden ofrecer, además de su sostenibilidad medioambiental, figuran su mayor vida útil (superior a los cincuenta años), su versatilidad y elasticidad, y su mayor aislamiento eléctrico y resistencia al fuego.

Las traviesas de las líneas ferroviarias tienen como principal función mantener el ancho de la vía y transmitir las cargas del carril al balasto de forma uniforme. También aportan estabilidad transversal a la vía a través de su rozamiento con el balasto.

Las traviesas de hormigón han ido paulatinamente sustituyendo a las originarias traviesas de madera, tanto por su mejor comportamiento y mantenimiento, como por consideraciones medioambientales.

No obstante, aún ha sido preciso considerar las de madera en determinados puntos de la infraestructura ferroviaria, como son, precisamente, los tramos metálicos, túneles con determinadas características y ciertos desvíos.

La traviesa sintética o de plástico se perfila ahora como posible alternativa para estos supuestos en los que aún se emplean las de madera.

Anterior artículoNovedades sobre el control de vehículos para el transporte de alimentos a temperatura regulada
Siguiente artículoLas mercancías de los puertos de Baleares aumentan el 10%