El puerto de Baiona pone en el mercado nuevas superficies logísticas

El puerto vascofrancés de Baiona quiere seguir en la línea de recuperación de tráficos y mercados que ha venido desarrollando una vez superados los efectos de la pandemia sobre los mercados internacionales. En este sentido, la Cámara de Comercio e Industria de Baiona-País Vasco (CCI BPB), entidad gestora del puerto de Baiona por cuenta del Consejo Regional de Nueva Aquitania, ha decidido poner a disposición de las empresas logístico portuarias nuevos terrenos para la instalación de proyectos que atraigan actividad y empresas.

Con el fin de mantener y desarrollar el potencial del puerto se ha lanzado una Convocatoria de Manifestaciones de Interés para la ocupación de alrededor de 18 hectáreas de terrenos portuarios, en tres emplazamientos, bajo el régimen de Autorización Temporal de Ocupación (AOT) del dominio público portuario. El plazo límite para aplicar solicitudes para la ocupación de estos nuevos espacios logísticos finaliza el próximo 3 de abril y se puede obtener mayor información aquí

La zona de Tarnos/Salina oferta 46.000 metros cuadrados disponibles

La figura de la Manifestación de Interés (AMI) en Francia designa una especie de licitación para la explotación de un recurso público. Sobre esto último, la Cámara de Comercio e Industria de Baiona-País Vasco es el organismo encargado de estudiar las solicitudes y la discreción debe presidir este ámbito. No obstante, el interés despertado es prueba de que los actores del puerto de Baiona siguen siendo optimistas en este difícil contexto, por lo que deberían surgir nuevas capacidades logísticas en las distintas terminales portuarias.

El puerto de Baiona pretende captar entre 3 y 4 millones de toneladas anuales de tráfico marítimo nuevo 

Los objetivos de este AMI se pueden resumir en tres. De un lado, identificar a los operadores interesados, como industriales, operadores logísticos, armadores, etc. Por otra parte, preparar los términos del contrato con el puerto de Bayona para la provisión de instalaciones, desarrollo y operación de proyectos seleccionados. Finalmente, apoyar los proyectos seleccionados.

Con el fin de un mejor aprovechamiento de las condiciones de la oferta, la CCI BPB se reserva el derecho de imponer al candidato seleccionado la creación de una empresa ad hoc dedicada a la ejecución del contrato, de acuerdo con las condiciones legales y financieras que se definirán en el contexto del procedimiento. Los proyectos deben generar preferentemente tráfico marítimo y uno de los principales criterios de evaluación para la adjudicación será la relación entre el tráfico marítimo generado en toneladas y la ocupación de espacio. Este criterio se evaluará caso por caso para intentar aprovechar al máximo el potencial comercial estimado que se cifra entre uno y dos millones de toneladas para el área de Tarnos/Salina; un millón de toneladas para la zona de Saint Bernard y otro millón adicional en la zona de Blancpignon. 

Tres zonas de desarrollo

La primera de las superficies, Terminal Tarnos / Zona de Salina, se encuentra en la desembocadura del puerto, en la margen derecha, y goza de un entorno industrial heterogéneo que incluye una planta siderúrgica, una terminal de almacenamiento de productos químicos líquidos (SEVESO), una planta de fertilizantes y una laminadora. Aquí se dispone de 46.000 metros cuadrados con acceso a un muelle de aguas profundas de 360 metros lineales que dispone de tres grúas portuarias de 120, 40 y 10 toneladas de potencia.

Con acceso ferroviario directo, promoviendo al intermodalidad marítimo-ferroviaria, la intención del puerto de Baiona es el establecimiento de industrias que requieren logística marítima y ferroviaria o algún tipo de proyecto que genere tráfico marítimo.

La segunda zona de oportunidad, con 12,71 hectáreas disponibles en la terminal de Saint Bernard, situada aguas arriba del Adour en su margen derecha, esta superficie está especialmente indicada para la implantación de industrias ligeras, tecnologías innovadoras, además de la logística de graneles sólidos y la posibilidad de integrar tráfico rodado gracias a la presencia de una pasarela ro-ro. El puerto de Baiona también se muestra interesado en instalar su terminal de contenedores en esta superficie que ya dispone, además, de un almacén cubierto de 4.000 metros cuadrados. 

Dispone de un muelle de un muelle de 128 metros de longitud equipado con una grúa portuaria de hasta 80 toneladas y una grúa móvil. El acceso ferroviario está garantizado desde la estación del propio puerto, mientras que el acceso por carretera (A63 Madrid-París) se encuentran a pocos kilómetros.

El puerto de Baiona está capacitado para mover cualquier tipo de carga

Finalmente, en la orilla izquierda del Adour se encuentra la última de las superficies ofertadas, en la terminal de Blancpignon. En esta zona se están realizando fuertes inversiones para alinear los muelles a fin de ganar línea de atraque y superficie portuaria. Así, el muelle Gommes, ahora en obras, ofrece ahora 180m metros lineales que crecerán hasta los 360 metros en el 2024. Además, el muelle Castel dispone de 180 metros lineales, mientras el muelle de líquidos suma otros 200 metros más.

El puerto de Baiona pone a disposición 6.200 metros cuadrados, en cuatro parcelas, en una zona en la que incluye una fundición de azufre, una terminal para el envasado de fertilizantes y otros productos para la industria alimentaria y tres almacenes logísticos. Actualmente recibe tráfico convencional y diverso tráfico a granel sólido y líquido, como azufre, madera aserrada, fertilizantes y maíz, entre otros. Blancpignon dispone de dos grúas, una de hasta 58 toneladas y otra de 10 toneladas de elevación. El acceso ferroviario, en construcción, proveerá de intermodalidad ferroportuaria con trenes hasta 750 metros, mientras que el enlace con la A63 (Madrid-París) se encuentran a tan sólo 5 kilómetros.

En esta terminal, el puerto de Baiona apunta en particular al desarrollo de líneas regulares de contenedores, cabotaje y convencionales, así como a instalaciones de almacenamiento logístico para graneles, cargas pesadas o indivisibles, así como a otros proyectos industriales o logísticos que generen tráfico marítimo.

Balance positivo

El puerto de Baiona ha cerrado el año 2021 con un incremento del 6,7% en sus tráficos sobre el año anterior, superando también los niveles alcanzados antes de la aparición del coronavirus. A lo largo del año, y prácticamente cada mes, el puerto vascofrancés ha conseguido superar los datos previos y diciembre no podía ser menos. En el último mes del año se han sumado casi doscientas mil toneladas de mercancía, para un acumulado total que supera los 2,4 millones de toneladas. 

Los buenos datos lo son también sobre el año 2019, cuando aún no había aflorado la Covid-19, con un incremento superior al 5,51%. De esta forma, el puerto de Baiona no sólo cumple sus previsiones anuales, sino que las supera en un 7,5%.