BrestPort, nace la nueva marca para un horizonte en el 2060

BrestPort es la nueva marca creada para relanzar la instalación portuaria situada en el Finisterre francés. La Sociedad Portuaria Brest Bretaña (SPBP) ha realizado la puesta de largo del nuevo nombre y el lema A la Vanguardia de Europa para un desarrollo a largo plazo, con un horizonte fijado en el 2060.

La sociedad que gestiona el puerto de Brest, SPBP, nacida en el 2021, está compuesta por la Región de Bretaña, con un 51% del capital, lo que le convierte en concesionaria del puerto; la Cámara Metropolitana de Comercio e Industria de Bretaña Occidental (CCIMBO), accionista al 39%; y la metrópoli de Brest, que posee el 10% del capital.

Nueva imagen de marca del puerto de Brest, A la Vanguardia de Europa

La presentación de la nueva marca y del proyecto de desarrollo a futuro contó con las intervenciones de Loïg Chesnais-Girard, presidente de la Región de Bretaña y de la SPBP; Christophe Chabert, presidente del Consejo de Administración de BrestPort; François Cuillandre, presidente de Brest Métropole; y Claude Ravalec, presidente de CCIMBO.

Proyecto a 40 años vista

La concesión en vigor desde el 2021 y hasta el 2060 está concebida para el desarrollo de actividades comerciales, industriales, de reparación naval y relacionadas con la energía. Se trata de un lapso de tiempo poco habitual en las concesiones de la gestión portuaria en nuestro vecino del norte y se basa en la implementación de inversiones que alcanzarán 900 millones de euros, de los que 500 millones se harán efectivos en un plazo de 10 años.

Así, se pretende valorizar las 200 hectáreas de superficie portuaria para el desarrollo de energías renovables marinas con la misión de atraer inversiones, construir asociaciones público-privadas e incubar empresas marítimas, sin abandonar los sectores tradicionales, como el tráfico de materias primas, los contenedores y la construcción naval.

Resultado al alza

El puerto de Brest movió el año pasado un total de 2,65 millones de toneladas, con un incremento del 4% sobre el 2022, atendiendo a 786 buques, un 10% más, y 23 escalas de buques de cruceros, un producto en alza.

Los productos agroalimentarios fueron la principal mercancía movida por el puerto de Brest, con casi 850.000 toneladas tanto de importación como de exportación, seguidos muy de cerca por los graneles líquidos, ligados al petróleo, y la mercancía general. Aquí se observa un importe incremento de los componentes de turbinas eólicas. Finalmente, el movimiento de contenedores creció un 2%.

Christophe Chabert, Loïg Chesnais-Girard, François Cuillandre y Claude Ravalec presentaron la nueva marca BrestPort

Una nueva ambición

BrestPort quiere desarrollarse sobre su sólida base actual, pero incidiendo en el desarrollo de energía marinas y en la descarbonización del transporte. De esta forma, entre los cinco objetivos estratégicos de futuro se encuentra un desarrollo ligado al avance hacia combustibles menos intensivos en carbono (Bio-GNL, hidógeno, etc.), la navegación a vela, la producción de energía solar o la electrificación de los muelles, entre otras.

Además, se pretende crear un polo específico para el desarrollo de energías renovables marinas, energía eólica marina en general, eólica flotante en particular. El puerto de Brest se centrará en la producción de flotadores para los eólicos, con una superficie disponible de varias decenas de hectáreas en la terminal industrial.

En este punto, la colaboración con el puerto de Lorient, cerca de los futuros parques eólicos en el sur de Bretaña, ofrecerá una actividad de preparación de los últimos enlaces de las líneas de amarre y será la base de mantenimiento de los parques.

Otro puerto cercano, el de Concarneau, está también llamado a colaborar en el segmento de construcción y reparación naval sostenible. En este apartado se añade el desguace ecológico de embarcaciones, electrificando la actividad e implementando los estándares medioambientales más exigentes.

Finalmente, la hoja de ruta de BrestPort incluye la potenciación de la plataforma logística multimodal marítima, terrestre y ferroviaria, en la que se conjuga la logística de última milla con la utilización del tren, mediante una instalación intermodal de 80.000 metros cuadrados, y medios de transporte y producción libres de carbono.