El puerto de Santander crece a través de la mercancía general

La terminal de contenedores ha crecido más del 259% en 13 meses

El puerto de Santander continúa por la senda alcista en lo referido a sus tráficos y presenta un balance interanual por encima de los siete millones de toneladas, con lo que suma un incremento del 7,2% más que en el ejercicio anterior, y en los primeros cinco meses del año acumula 3.027.626 toneladas.

En el incremento en este periodo, del 5,1%, destaca el crecimiento de la mercancía general que, con 1.540.276 toneladas, supera en un 28,4% la cifra obtenida en el mismo periodo del 2023. Este tipo de tráfico supone, en estos momentos, más de la mitad del operado por el puerto de Santander, con un 50,9%.

Parte de este éxito se debe a la terminal de contenedores, que, en poco más de un año ha pasado de 9.156 a 13.886 teus y se anota un crecimiento anual superior al 259%. El otro punto fuerte del puerto de Santander, el tráfico ro-ro, se ha incrementado también un 0,7% y supera el millón de toneladas, mientras el pasaje crece un 8,4% y suma 80.000 viajeros.

El problema del espacio

El puerto de Santander trabaja en la optimización de sus infraestructuras, intentando sacar el mayor partido al escaso espacio logístico disponible. Así ha acometido obras de ampliación en los muelles de Raos y otros, con una incidencia especial en la inversión en intermodalidad ferroviaria.

En este aspecto, desde la Autoridad Portuaria se insiste en el impulso de la terminal ferroviaria de La Pasiega, un tema recurrente desde hace años, cuyos permisos siguen retenidos en el Ministerio de Transportes.

Para el presidente del puerto de Santander, César Díaz, “esta tardanza está limitando la competitividad de la infraestructura y el crecimiento de los tráficos, repercutiendo negativamente además en la economía local”.