El puerto de Valencia apuesta por la sostenibilidad ambiental y la economía circular

La Autoridad Portuaria de Valencia (APV) está apostando firmemente por proyectos que promueven la sostenibilidad ambiental y la economía circular. Un ejemplo de este compromiso es que la APV ha apoyado la presentación del proyecto de valorización de residuos marinos en mobiliario urbano desarrollado por AIMPLAS, Instituto Tecnológico del Plástico. Esta iniciativa ha hecho posible la fabricación de nuevos elementos de mobiliario, concretamente un banco de 840 kilos y seis metros fabricado con material de plástico 100% reciclado que incluye en su composición un 15% de redes de pesca fuera de uso y otros residuos marinos. El banco se ha ubicado en la Marina de Valencia, en las instalaciones de Innsomnia, y forma parte de un proyecto que ha sido financiado por CaixaBank y la Fundación Bancaja.

El mobiliario se ha realizado gracias al reciclaje mecánico de residuos plásticos que les ha dado una nueva vida en forma de banco con un diseño innovador que emula las olas del mar. El proyecto presentado por Sonia Albein, investigadora principal del proyecto y líder de Reciclaje Mecánico de AIMPLAS, ha contado con la participación de la empresa CM Plastik y la colaboración de Mares Circulares y la Asociación Vertidos Cero. El responsable de Planificación Estratégica e Innovación de la APV, Juan Manuel Díez Orejas, ha destacado en la presentación de esta iniciativa «la importancia para la comunidad portuaria de estas acciones que están en línea con los objetivos estratégicos de Valenciaport 2030, de cero emisiones, unos propósitos que se plasman en hechos concretos».

El mobiliario se ha realizado mediante el reciclaje mecánico de residuos de plástico
El mobiliario se ha realizado mediante el reciclaje mecánico de residuos de plástico que le han dado una nueva vida en forma de banco con un diseño innovador que emula las olas del mar

Otras iniciativas

En este sentido, entre las acciones llevadas a cabo por la APV destaca el proyecto RepescaPlas, en el que participa con la Fundación Valenciaport, que cumple su cuarto año retirando plásticos y otros residuos del mar, estudiando cómo afectan al ecosistema marítimo y valorizándolos para transformarlos en nuevos recursos que sirvan a la sociedad. Una iniciativa en la que también participan AIMPLAS, la Asociación Vertidos Cero, la Cofradía Pescadores de Gandía, la Cofradía de Pescadores de la Restinga, la Fundación Global Nature, el puerto de Marín y la Universidad de Vigo, con la colaboración de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a través del Programa Pleamar, cofinanciado por el FEMP.

La Fundación Valenciaport también coordina el proyecto europeo «LOOP-Ports-Circular Economy Network of Ports» financiado por el Instituto Europeo de Innovación y Tecnología (EIT) a través de EIT Climate-KIC. Esta iniciativa facilita la transición hacia una economía más circular en el sector portuario, donde los productos, materiales y recursos no son considerados como residuos, sino que pueden convertirse en modelos de negocio sostenibles que pueden ser replicados en puertos de similares características. El proyecto, a través de la creación de una Red de Economía Circular Portuaria, proporcionará un ecosistema de innovación para estimular estas acciones, que se centrarán en materiales como plásticos, metales, cementos y biomateriales.

Por otro lado, la APV participa activamente en la campaña “No Plàstic” coordinada por Aportem-Puerto Solidario Valencia, un proyecto con un doble objetivo muy ambicioso: por un lado, cambiar el paradigma en el uso del plástico y sustituirlo por materiales reciclables en el puerto de Valencia; y, por otro, concienciar sobre los problemas que genera el uso abusivo de materiales derivados del plástico.