El puerto de Valencia inicia las obras de la futura terminal de pasajeros 

La Autoridad Portuaria de Valencia (APV) ha iniciado las obras de acondicionamiento y adecuación de la parcela donde se ubicará la nueva terminal pública de pasajeros del puerto de Valencia. En concreto, se está procediendo al desmontaje y restauración de las edificaciones y la limpieza de zona del antiguo astillero de Unión Naval. El proyecto de la nueva terminal de pasajeros, que se ubicará entre el muelle de Poniente y el muelle Perfecto Palacio en la zona anteriormente, ocupada por el astillero, ocupará una superficie de aproximadamente 100.000 metros cuadrados.

El diseño de esta infraestructura mantendrá todos los elementos del antiguo astillero catalogados por la Cátedra Demetrio Ribes de arqueología industrial de la Universidad de Valencia como piezas de valor histórico artístico. En concreto, se trata del depósito de agua, la grada de construcción de buques, dos grúas y la sub nave A de la nave III. La APV acomete la rehabilitación de la estructura, fachada y cubiertas de este edificio mientras que el concesionario se ocupará del resto de la reforma para su adecuación al nuevo uso previsto, respetando la arquitectura de la nave y la fachada oeste de la misma. Será un edificio histórico y emblemático de la Valencia marítima que continuará prestando servicio a la ciudad y a la ciudadanía – más de cien años después de su construcción – ahora, con las más modernas tecnologías medioambientales.

Según se recoge en el proyecto de acondicionamiento, se va a proceder al desmontaje de la nave 2 (taller de labra) de 6.326 m2, la nave 4 (taller de prefabricación) de 2.591 m2, y dos edificaciones menores destinadas a uso industrial, administrativo y sanitario con 129 m2 y 293 m2, respectivamente. También se llevará a cabo el desmontaje del almacén 7 (144,3 m2), almacén 8 (240,7 m2), grúa cantiléver, medianería y la nave 3 que se divide en dos partes, una de ellas que cuenta con un total de superficie construida de 1.674,4 m2 y otra con 5.835 m2. Asimismo, el proyecto estima la enajenación de los bienes reutilizables de la zona de fabricación de bloques de acero, materiales metálicos presentes en el resto de edificación o las tejas que forman la techumbre.

Las obras se están ejecutando en condiciones especiales por la retirada de materiales como el amianto según las indicaciones de la normativa de seguridad y salud aplicables a los trabajos con riesgo de exposición a este material.

El pliego de las obras de esta infraestructura se realizó en el marco del Comité Asesor del puerto de Valencia de diciembre del 2019 presidido por el alcalde de Valencia, Joan Ribó. En el mismo, se consensuaron los requisitos que debe cumplir esta nueva infraestructura. En concreto, apostó por una terminal ecológica, accesible y con buenos accesos para el transporte público. La nueva terminal de pasajeros estará ubicada en los antiguos terrenos de Unión Naval y respetará los edificios catalogados como históricos por la Cátedra Demetrio Ribes. La nueva estación permitirá que los buques de cruceros puedan apagar sus motores y conectarse a la red eléctrica cuando estén trabajando en el puerto.

Terminal sostenible al servicio de la ciudad

La nueva terminal de pasajeros está destinada a atender al tráfico de cruceros, las líneas regulares con Baleares y Argelia, así como tráfico de carga rodada o “ro-ro” (plataformas o vehículos que acceden a los barcos con sus propios medios). Esta infraestructura garantiza que el 100% de la energía eléctrica necesaria para el funcionamiento de la terminal se producirá en las propias instalaciones, y será de origen renovable. Según el proyecto presentado por la APV, que recogía las aportaciones del Ayuntamiento de Valencia en materia medio ambiental, la estación de pasajeros funcionará con cero emisiones contaminantes y apostará por la economía circular. En este sentido, todos los atraques estarán equipados con red de suministro eléctrico a los buques atracados, facilitando así parar los motores y sus emisiones cuando estén de visita en València; y todas las cubiertas y tejados de las edificaciones existentes estarán diseñadas para la instalación de placas solares fotovoltaicas.

La terminal reciclará el 100% de los residuos que genere en una planta de biometano que se construirá expresamente para este fin; y tratará los residuos de los buques y los propios del edificio para obtener biogás. El diseño interior de la estación garantizará la operativa independiente de los pasajeros de cruceros y los pasajeros de líneas regulares.