El puerto de Vigo inaugura su temporada de cruceros 2022

El puerto de Vigo ha inaugurado su la temporada de cruceros con la primera escala del año protagonizada por el buque “Viking Venus”, en la que fue su primera escala en el puerto de la ciudad olívica. El tempranero inicio de 2022 augura un año excelente en lo referido a los cruceros en Vigo pues, si las condiciones sanitarias no lo impiden, serán más de 90 las escalas de buques de pasaje de gran porte los que visiten este puerto gallego a lo largo del año.

El puerto de Vigo prevé un año excelente en cuanto a número de escalas de cruceros

Según el presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo, Jesús Vázquez, y de acuerdo con las previsiones actuales, la Estación Marítima espera la llegada de unos 175.000 pasajeros a bordo de los 90 trasatlánticos previstos, unas cifras que superarán a las registradas en la última década en lo que a escalas de cruceros se refiere. De hecho, según apuntó Vázquez, desde las 103 registradas en el año 2012, ningún año se han superado las 83. Lo mismo sucede en el caso de los pasajeros llegados a bordo de un crucero: habría que remontarse al año 2015 para encontrarnos con cifras superiores a las estimadas para el 2022.

Como es tradicional en las escalas inaugurales, el presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo, Jesús Vázquez, quiso dar la bienvenida al capitán del buque, Torbjorn Stenkula, en una breve ceremonia de intercambio de metopas.

Puerto-de-Vigo
Jesús Vázquez y Torbjorn Stenkula en el tradicional intercambio de metopas

Un crucero boutique

Construido en el astillero de Fincantieri (Italia), el “Viking Venus” fue bautizado en Reino Unido oficialmente el 17 de mayo del 2021 por su madrina, la británica Anne Diamond. Abanderado en Noruega y propiedad de la naviera Viking, el buque tiene 227 metros de eslora y 29 de manga. Es el buque más reciente de la flota de Viking, compuesta por buques gemelos, que cuentan con 465 camarotes que pueden alojar a un total de 930 huéspedes. 

En el caso que nos ocupa, el “Viking Venus” llegó con 325 pasajeros, en su mayoría americanos, y 436 tripulantes a bordo. La escasa ocupación se debe a las estrictas normas impuestas por el Programa de Salud y Seguridad de Viking, que fue diseñado para proteger a huéspedes y tripulación.