Railgrup analiza los escenarios de la movilidad en la post-pandemia

El Covid-19 obliga a los operadores de movilidad a revisar sus estrategias y a acelerar sus procesos de transformación digital. Los ciudadanos continuarán moviéndose, pero combinando distintos medios, que deberán ser integrados y seguros. La tecnología es el resorte para conseguirlo. Estas son las principales conclusiones de la jornada de reflexión impulsada por Railgrup “Quo Vadis Smart Mobility”’, que reunió a profesionales del sector de la movilidad.

El grupo de trabajo sobre Smart Mobility de Railgrup, presidido por Altran, ha organizado una sesión de reflexión sobre el futuro de la movilidad que ha reunido a algunos de los mejores profesionales del sector en nuestro país. Sus aportaciones han permitido visualizar la sacudida que ha supuesto la pandemia en los comportamientos de los usuarios a nivel de movilidad.

Ya en su presentación, presidente de Railgrup, Enric Ticó, apuntó que “los cambios se han precipitado y han demostrado a empresas y administraciones que no estábamos preparados para reaccionar rápidamente” y añadió que “la solución pasa por las alianzas y la colaboración entre los agentes públicos y privados y diseñar soluciones de movilidad seguras y sostenibles”. La lista de retos todavía se hizo mayor después de la intervención de Alex Santos, presidente del grupo de trabajo de Railgrup. Santos apeló a “recuperar la confianza de los usuarios” y a tener en cuenta que el boom del vehículo eléctrico “va a generar una demanda extra de energía del 30% en sólo 15 años con las implicaciones de sostenibilidad que ello conlleva”.

Enric Ticó, presidente de Railgrup

La secretaria general de Transportes y Movilidad del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, María José Rallo, abrió el turno de las intervenciones de los invitados. Rallo subrayó con datos la importancia económica del sector de la movilidad en el país, y planteó los retos y los ejes estratégicos sobre los que trabaja el Ministerio de Transportes. A destacar sus apuntes sobre la futura Ley de movilidad sostenible y financiación del transporte, que, según Rallo, tendrá “un enfoque integrador, ofrecerá instrumentos para la planificación de la movilidad, fomentará la sensibilización y la movilidad inclusiva, e incluso prevé la creación de un sandbox de movilidad”.  Según la secretaria general, la idea es proponer la creación de un Sistema Nacional de Movilidad digitalizado y con resultados en tiempo real. En cualquier caso, la clave del éxito será “invertir rápido y bien en proyectos transformadores de verdad”.

La segunda intervención fue de Ángel López, director de Estrategias de Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, y sirvió para presentar el Pla de Movilidad Urbana 2024. El plan persigue cuatro retos: garantizar el derecho a la movilidad, velar por la salud y la seguridad de las personas, contribuir a la recuperación económica y comercial y, finalmente, combatir la crisis climática y la mejora de la calidad del aire. Un plan que, según López, “tendrá que ser revisado dentro de un año, cuando la pandemia haya concluido definitivamente, porque ahora mismo el uso del transporte público solo se ha recuperado un 50%, mientras que el del vehículo propio lo ha hecho en un 90%”. El directivo del Ayuntamiento ha aprovechado su espacio en el foro para reclamar “el intercambio de datos abiertos entre operadores y la tarificación global para eliminar barreras al usuario”.

El tercer invitado fue Víctor León, consultor de movilidad de la Associació de Municipis per la Mobilitat i el Transport Urbà (AMTU), quien explicó qué es el urbanismo táctico. Se trata de un modelo que permite mejorar el espacio público, la seguridad vial, la movilidad activa y el transporte público mediante ejecuciones rápidas, de bajo coste y consensuadas con la ciudadanía. Después de mostrar varios ejemplos, Víctor León explicó como “el urbanismo táctico puede ayudar a revertir nuestro actual modelo de movilidad, muy insostenible, regalando demasiado espacio al vehículo privado, y que ha impactado negativamente en la salud, la seguridad y la interacción social”.

Renfe as a Service (Raas): de operador  ferroviario a operador integral de movilidad digitalizado

La última intervención fue a cargo de Manel Villalante, director general de Desarrollo y Estrategia Digital de Renfe, quien presentó el proyecto RaaS (Renfe as a Service). Villalante detalló como Renfe “va a pasar de ser un operador ferroviario a un operador integral de movilidad totalmente digitalizado” y a hacerlo “dotando de alma al sistema de movilidad”. Para conseguirlo, Renfe propone “conocer a los usuarios y costumizar los servicios para hacerlos a su medida” algo que permitirá generar 1,8 millones de nuevos viajes de tren en sólo cinco años. Según el directivo de Renfe, “ha llegado el momento de pasar de las palabras a los hechos”. 

Manel Villalante, director general de Desarrollo y Estrategia Digital de Renfe, presentó el proyecto RaaS (Renfe as a Service)

Un debate con el viajero líquido en el centro

La segunda parte de la jornada consistió en un debate con los ponentes iniciales y con la incorporación de Joaquim Balsera, director de Marketing y Negocio Internacional de TMB; Carles Casas, director de Planificación Estratégica y Prospectiva de FGC; Humbert López, director general de TRAM, y Yoann Groleau, director de Automoción, Infraestructura y Transporte de ALTRAN.

La moderación corrió  a cargo de Carme Fàbregas, CTO de Autoritat del Transport Metropolità (ATM), quien apuntó que, “a pesar de hablar mucho de tecnología, lo importante es que la transformación digital nos acerque al usuario” y alertó de dos ideas clave: la primera es que “sin un claro objetivo la transformación acabará fragmentada y siendo ineficaz”, y la segunda, que “tenemos que empezar a pensar más en clave de sector y menos en clave de empresa”.

El eje principal del debate fue el ciudadano, que, según todos los participantes, debe estar en el centro de la estrategia y al que, según Humbert López, “hay que ver más como un cliente y menos como un usuario, porque el cliente es al que le convences de que tu servicio es el adecuado, mientras que el usuario utiliza el servicio que le das”. Joaquim Balsera ha insistido en la misma idea, pero apuntando que “en ciudades como Barcelona, además de ciudadanos, también hay turistas con sus necesidades específicas, a pesar de que en el último año han desaparecido por la pandemia”.

Uno de los conceptos más atractivos lo presentó Carles Casas, de FGC, y es el del “viajero líquido”. Con esta idea, Casas se refería a ese viajero que “se desplaza enlazando de forma natural diferentes modos de transporte, sin preocuparse del proveedor del servicio y sin ninguna barrera física o tecnológica”. Algo que certificó Yoan Groleau, de Altran España, quien aseguró que “estamos en un momento de revolución” y que “en poco tiempo pasaremos de vender coches a vender kilómetros”. Además, ha señalado que los vehículos deberán adaptarse a las necesidades de los diferentes usuarios y que será necesario fomentar la investigación en nuevas tecnologías y en sistemas de seguridad activa para conducción autónoma.

Anterior artículoRespaldo de la Administración a la industria naval reunida en Pymar
Siguiente artículoEl PIF del puerto de Sagunto estará operativo en el primer trimestre del 2021