El puerto de Tarragona transforma sus muelles en agentes para la recuperación de la flora y la fauna marinas

El puerto de Tarragona ha presentado este miércoles un proyecto para la recuperación de la flora y fauna marina, con el objetivo de regenerar la biodiversidad del mar. El proyecto consiste en la inmersión de 8 biotopos en 3 zonas diferentes de aguas del puerto. La primera ubicación es junto a las Escales Reials, la segunda en el muelle de Andalusia y la tercera en el muelle de Castella Oest. Esta actuación, transforma los muelles del puerto en agentes activos para la recuperación de la flora y la fauna marinas, cuenta con la colaboración de la empresa Ocean Ecostructures, especialista en el desarrollo de tecnología regenerativa. Las primeras inmersiones para la colocación de los biotopos se llevaron a cabo el pasado lunes 30 de enero.

Con este proyecto, el puerto Tarragona se incorpora como partner del proyecto de investigación Seareg para la regeneración del Mediterráneo a gran escala a través de la transformación de las infraestructuras portuarias en agentes eco-proactivos. El proyecto tiene un presupuesto de 15.000 euros y forma parte de las acciones diseñadas en el Plan de Sostenibilidad -Agenda 2030 dentro del eje “Sostenibilidad Ambiental” del puerto Tarragona. A través de este plan, el puerto refuerza su posicionamiento como agente proactivo sostenible, para el despliegue de los ODS y para implementar acciones para la restauración medioambiental y la descarbonización.

El puerto Tarragona se incorpora como partner del proyecto de investigación Seareg para la regeneración del Mediterráneo a gran escala a través de la transformación de las infraestructuras portuarias en agentes eco-proactivos

Biotopos

El proyecto consiste en la instalación de 8 estructuras de bio regeneración que utilizan la tecnología de regeneración Bio Boosting System (BBS), la más avanzada del mercado, y que combina el uso de sustratos naturales de carbonato cálcico (no cemento), con sistemas de atracción de microfauna, que permiten crear micro escollos plenamente funcionales y resilientes. El sistema está diseñado para no interferir en las operativas portuarias gracias a su sistema de fijación versátil, de fácil instalación. Las estructuras mimetizan ecosistemas reales fomentando la convivencia de la diversidad de flora y fauna marina. El sistema BBS se completa con el sistema de monitorización digital iOceans y una app de seguimiento que permite compartir la evolución de los beneficios ambientales con la ciudadanía.

Beneficios del proyecto

Las inmersiones para la colocación de los 8 biotopos marinos las lleva a cabo un equipo profesional de submarinistas de la empresa Ardentia que los instala en las 3 zonas escogidas por el equipo experto del APDO. Esta actuación pretende regenerar capital natural marino y, a la vez, impactar positivamente en la regeneración y reforestación del mar, la reducción y detección temprana de especies invasoras, conseguir un “banco” de biodiversidad, aumentar la biomasa marina, reducir la contaminación y recuperar la capacidad de captura de CO₂ y de generación de oxígeno a las aguas del mar.

El proyecto consiste en la instalación de 8 estructuras de bio regeneración que utilizan la tecnología de regeneración Bio Boosting System (BBS), con sistemas de atracción de microfauna, que permiten crear micro escollos plenamente funcionales y resilientes

Además, el puerto de Tarragona de este modo actúa posicionándose como un agente eco-proactivo y mitigador de impactos negativos al medio. Al mismo tiempo, crea un vínculo entre puerto, ciencia y sociedad para la transición hacia modelos sostenibles. La colaboración con Ocean Ecostructures posiciona al puerto de Tarragona como un organismo promotor y comprometido con el entorno, en la línea marcada hace unos años a través otras colaboraciones con centros de investigación locales y proyectos científicos, como, por ejemplo, la primera inmersión de biotopos con la participación y colaboración de la Universitat Rovira Virgili, TecnaTox y DeepSea Numerical. Otra acción recogida en los Objetivos de Desarrollo Sostenibles y desarrollados desde el Plan de Sostenibilidad-Agenda 2030 del puerto de Tarragona que tuvo lugar en el 2021.

El seguimiento del proyecto

Ocean Ecostructures y el puerto de Tarragona realizarán un seguimiento del funcionamiento de los biotopos sumergidos. El seguimiento consistirá en varios aspectos. Por un lado, la monitorización que permitirá la emisión de informes de impacto ambiental que se vayan consiguiendo, con definición de parámetros físicos-químicos, monitorización de biodiversidad, biomasa, captación de Co2, detección de las especies invasoras, etc. Por otro lado, el equipo implicado tendrá acceso a la APP de monitorización digital para facilitar la comunicación y la toma de decisiones.

El puerto de Tarragona se incorpora al proyecto Seareg

Con esta iniciativa, el puerto se incorpora al proyecto Seareg, una iniciativa que tiene como objetivo la regeneración a gran escala de la biodiversidad en el Mediterráneo, transformando los puertos y otras infraestructuras (plataformas de petróleo o parques eólicos) en agentes eco-proactivos. El proyecto Seareg, liderado por la fundación del mismo nombre, se fundamenta al establecer fórmulas de colaboración entre ciencia, empresa y sociedad, buscando la recuperación del medio marino y poner en valor el capital natural del Mediterráneo, transformando el rol ambiental de las infraestructuras (de gris a azul).

De este modo, el puerto de Tarragona ha sido uno de los puertos seleccionados por el proyecto Seareg y, por lo tanto, se convierte en pionero en la implementación de técnicas de regeneración y lucha contra el cambio climático de última generación.

El puerto catalán se incorpora al proyecto Seareg

Resumen del primer proyecto en el 2021

El primer proyecto de inmersión de biotopos (fue financiado por el puerto de Tarragona, impulsado y supervisado por la URV, y desarrollado por las empresas TecnaTox y DeepSea Numerical. La acción, presentada públicamente, el septiembre del 2021 tenía como objetivo principal recuperar las poblaciones de cefalópodos de interés pesquero como la sepia, el calamar y el pulpo y las fanerógamas marinas como la Posidonia oceánica, y la Cymodocea nodosa. La forma, dimensiones y disposición de los ánforas y biotopos era adecuado para que las especies pudieran encontrar refugio y protección y facilitar su reproducción. Fueron tres las inmersiones que se llevaron a cabo durante 12 meses.

Por último, el grupo de profesionales encargado de la iniciativa afirmó que alrededor de todos los biotopos sumergidos se sigue produciendo un incremento de la diversidad de especies marinas. Los resultados muestran que todos los biotopos tienen un denso recubrimiento por algas y fauna invertebrada macroscópica, con diversidad de especies. Se puede destacar la presencia de pulpos, peces diversos y postas de huevos de calamar. Por otro lado, las estructuras sumergidas a la Punta del Miracle son las que mejor han resistido los embates de las corrientes marinas y las tormentas.