Primeros resultados del PERTE de Descarbonización

El puerto de Tarragona acoge la jornada: El futuro del sector industrial: retos y oportunidades en la descarbonización

El puerto de Tarragona, FI Group y Bankinter organizaron una jornada para analizar las oportunidades de financiación y el futuro de la industria en lo que respecta a la reducción de emisiones de CO2

El encuentro, con el título: El futuro del sector industrial: retos y oportunidades en la descarbonización, contó con la presencia del Ministerio de Industria, la Generalitat de Catalunya, así como grandes empresas como Repsol, Enso y Engie. También se aprovechó la oportunidad para hacer balance de los primeros resultados del PERTE de Descarbonización. 

Así, el director general de FI Group, Iván Ruiz, destacó que “estamos ya en el ecuador de los fondos Next Generation y notamos su impacto. Nos encontramos en un año relevante respecto a dichos fondos, por su gran dotación de convocatorias a fondo perdido”, a lo que añadió que: “Además, durante los próximos meses se van a publicar más de 30 nuevas convocatorias, con lo que seguiremos teniendo nuevas oportunidades para financiar a las empresas”.

Este tipo de ayudas resultan vehículos para que las empresas puedan impulsar proyectos de gran envergadura, precisamente, como aquellos enfocados a la descarbonización industrial. En esa línea, el director territorial del Departament d’Empresa i Treball en Tarragona de la Generalitat, Jordi Fortuny, señaló que “la descarbonización industrial ha sido una prioridad para el Gobierno y la Generalitat, porque nos jugamos la competitividad de las empresas. Por ello, en el contexto actual, es necesario planificar una transición energética hacia recursos sostenibles, pero la descarbonización requiere de grandes inversiones”

Gran interés en el PERTE Descarbonización

Una de las principales ayudas que propician dichas inversiones es el PERTE de Descarbonización, cuyos primeros proyectos seleccionados se anunciaron a principios de semana. En ese sentido, el comisionado del PERTE de Descarbonización del Ministerio de Industria, Luis A. Colunga, celebró sus resultados: “Ha sido un éxito de convocatoria: en esta línea 1 del PERTE de Descarbonización hemos recibido un total de 144 solicitudes de 118 millones de euros en materia de préstamos, y 1.020 millones en materia de subvención, lo que demuestra el gran interés de la industria en descarbonizar”. 

Por su parte, el director general del puerto de Tarragona, Ramon García, introdujo la descarbonización como “un reto, ya que la actividad industrial es intensiva en el consumo de energía y genera CO2 en muchos de sus procesos, pero a su vez, presenta nuevas oportunidades con el desarrollo de tecnología”.  

En esa línea, los distintos ponentes mostraron voluntad y compromiso para reducir las emisiones de CO2, sobre todo antes del 2050; dentro del marco de la normativa europea. La coordinadora de Transformación C.I. Tarragona en Repsol, Montserrat Vallverdú, señaló 3 claves para lograrlo: “Mejorar la eficiencia energética, cambiar hacia los combustibles renovable y allí donde sea necesario, electrificar”. 

En cuanto a la viabilidad para implementar sistemas en esa dirección, el director de I+D Ercros, Sebastián Espino, matizó que “la rentabilidad es un problema existente para el que tenemos que encontrar soluciones, como lo son los incentivos fiscales y las ayudas. Lo que no podemos hacer es alterar nuestra competitividad en el mercado, ya que competimos en entornos globales donde existen otros puntos en los que la energía es más barata y no tienen ciertas regulaciones”.

En relación a ello, la subdirectora general adjunta de Bankinter y directora de Banca Corporativa, Emma Montserrat, explicó que “las entidades bancarias juegan también un papel muy relevante en la financiación de los proyectos de inversión, ya que es la mayoría del peso de la financiación, aunque también hay otras vías, como la pública”.

Usar la financiación para lograr innovación: casos de éxito 

Con las oportunidades de financiación se permite que las empresas desarrollen innovaciones que reducen su huella ecológica y, además, tengan un retorno económico. Ejemplo de ello es el caso de Engie, que ha implementado para Kao Corporation, empresa del sector químico, una solución de producción de vapor saturado con biomasa forestal, logrando ahorrar en torno a 15.000 toneladas de CO2 y cubriendo prácticamente toda su demanda. 

En el caso de Enso Energy, su director general, Elías Hernández, expresó que “hemos generado la mayor planta de generación de biomasa en España, que permite cubrir la mayor parte de las necesidades energéticas de Solvay de forma sostenible gracias al uso de la biomasa forestal y residuos de origen bio”. 

Estos ejemplos no solo demuestran el impacto positivo en el medio ambiente, sino también el potencial económico y tecnológico que las empresas pueden alcanzar con el apoyo adecuado.