La reforma del CAU llama a la puerta del shipping

Julio Fernández, secretario director de ASECOB, expone a El Canal las principales claves a tener en cuenta por el shipping respecto a la reforma del Código Aduanero de la Unión

Las principales entidades internacionales del ámbito marítimo-portuario han publicado un comunicado conjunto en el que sugieren “recomendaciones para los puntos débiles” de la revisión de la reforma del CAU (Código Aduanero de la Unión). Aunque las implementaciones entrarán en vigor del 2028 al 2038, el sector del shipping ha puesto sobre la mesa los principales problemas que encuentran en la propuesta, que se presentó el pasado mes de mayo.

Como resumen, la reforma del CAU incluye tres puntos clave. El primero, la simplificación de los procesos aduaneros creando un Data Hub, un centro de datos único que unifique las transacciones europeas. El segundo, la constitución de una Autoridad Aduanera representada por los 27 Estados miembros y la Comisión Europea. Y el tercero, la responsabilización de las plataformas de garantizar que los derechos de aduana y el IVA se pagan en el momento de la compra, eliminando trámites.

Las propuestas del sector marítimo

Tras analizar estas propuestas, el sector marítimo-portuario ha presentado algunas mejoras. En concreto, el comunicado lo lidera la European Shippers’ Council, en colaboración con la European Community Association of Ship Brokers and Agents, la European Sea Ports Organisation, la Federation of European Private Port Companies and Terminals, y la World Shipping Council.

La primera de estas preocupaciones es la que se refiere a la custodia y depósito aduanero. Las entidades explican que “la reducción del periodo a 3 días podría tener un impacto perjudicial en la fluidez de los flujos de carga”, así como en la “competitividad” del modelo de transbordo para los puertos europeos, “suponiendo en mayores costes de administración para los operadores”.

Por lo que respecta a la segunda, sugieren que haya continuidad jurídica hasta que el Data Hub esté operativo al 100%. En este sentido, subrayan que “la legislación secundaria y los anexos deben permanecer vigentes para facilitar el funcionamiento de los sistemas informáticos básicos, necesarios para la entrada de la mercancía a la UE”. Añaden que “sin suficientes disposiciones transitorias, los operadores económicos no podrían utilizar estos sistemas y gestionar de forma eficiente los procesos”.

En cuanto a la tercera, evidencian que “la introducción de nuevos poderes para impedir que un transportista descargue mercancías en caso de falta de datos podría perturbar significativamente el comercio”. Las entidades destacan que “es innecesario existiendo poderes que ya prohíben a un transportista cargar mercancía” y que solo debería aplicarse “en circunstancias extremadamente limitadas”.

Respecto a la cuarta, sobre la presentación de mercancías cuando faltan datos anticipados de carga, sugieren que las partes distintas al transportista “también deberían estar legalmente obligadas a proporcionar con antelación los datos ausentes de las mercancías cuando se recibe la carga”.

Por lo que se refiere a la quinta, referente a las cargas que permanecen a bordo de los buques frente a las mercancías que se desembarcan, las asociaciones señalan que “la propuesta actual exige que toda la carga a bordo sea colocada en depósito temporal o sometida a un control aduanero en el primer puerto de la UE donde escale”, y no en el lugar donde finalmente se descargue, algo en lo que objetan.

La sexta recomendación, sobre la interconexión con la Ventanilla Única marítima de la UE, inciden en que el Data Hub aduanero que se propone “debería permitir la interoperabilidad con el entorno de la Ventanilla Única Marítima Europea para garantizar que pueda utilizarse para la realización de los trámites aduaneros”.

Es una propuesta que vincula con la séptima, ya que consideran “esencial que los operadores de terminales reciban los datos necesarios para almacenar mercancías en un depósito aduanero mucho antes de que llegue al puerto”.

Julio Fernández, secretario director de la Asociación Española de Consignatarios de Buques (ASECOB)

Julio Fernández, sobre la reforma del CAU: “Lo importante es que Europa se presente como un bloque consistente y coherente para que compita con los otros grandes bloques”

Preguntado por este diario, el secretario director de la Asociación Española de Consignatarios de Buques (ASECOB), Julio Fernández, ha valorado el comunicado conjunto de las asociaciones del sector marítimo y los puntos clave de la revisión del CAU.

“Se está hablando de reducir a 3 días la estancia de la mercancía en puerto antes de pasar a custodia aduanera para su despacho. Estamos en contra, y, de hecho, lo queríamos aumentar a 90 días. Si lo redujesen a 3 días sería un disparate, tanto por la parte administrativa como por lo que respecta a entregas y tiempos. Esto desencadenaría en una mayor complejidad en los trámites aduaneros y una pérdida de flexibilidad.

En estos momentos, cuando no se despachan las mercancías en los 45 días establecidos, pasan a custodia aduanera y “en teoría” la Aduana vacía e incluso subasta la carga, si no se le ha dado un destino. En la práctica esto no ocurre, porque la Aduana no tiene espacio ni personal, y las cargas en abandono se pasan meses y meses ocupando espacio.

Por otra parte, me parece muy bien hacer un Código Aduanero de la Unión tan ambicioso como el que quieren hacer, con plataformas comunes de bases de datos y con los aranceles yendo a fondos comunitarios, aunque el IVA dependa de cada país, algo que puede complicar la unificación.

El Data Hub común fomentaría la competitividad para la Unión Europea. Ahora mismo, el mundo está dividido en grandes bloques, como Estados Unidos, China, Rusia y la Unión Europea. Nosotros, no obstante, todavía estamos fragmentados en muchos aspectos. La plataforma común permitirá trabajar como una unidad de mercado. Cuanta más unión, mejor para todos.

Lo mismo con la Autoridad Aduanera de la UE que se quiere crear. Me parece bien que haya una sola voz que represente a toda Europa, igual que hay una voz que representa a Estados Unidos, pese a la autonomía que tiene cada Estado. La idea es crear un bloque consistente y coherente, y eso llevará a mejorar la integración de la Unión Europea en todos los sentidos. No obstante, hay temas muy complejos que todavía hay que tratar, como las unificaciones de IVA, las inspecciones, etc. Por eso es un proceso largo planteado a tantos años vista.”