Renfe cambia la dirección de Negocios dentro de su Plan 2028

Óscar Gómez Barbero, hasta ahora director general de LogiRAIL, filial de Renfe, se convierte en el nuevo director general de Negocios y Operaciones de Renfe en sustitución de José Luis Cachafeiro, que se jubila después de una trayectoria de más de 40 años en la empresa. El nombramiento forma parte de la nueva organización de Renfe para transformar la compañía en los próximos cuatro años, hasta el final del Plan Estratégico del 2028.

En la Dirección General de Negocios y Operaciones se integran las sociedades Renfe Viajeros, Renfe Mercancías y Renfe Ingeniería y Mantenimiento. Adicionalmente, la Dirección General aglutinará todos los elementos relacionados con la seguridad (seguridad en la circulación, seguridad en las operaciones, seguridad ciudadana, Protección Civil, ciberseguridad y seguridad de los trabajadores).

Trayectoria en los sectores público y privado

Óscar Gómez Barbero es licenciado en Informática y Máster en Dirección de Empresas por la Universidad de Deusto, y cuenta con una amplia experiencia tanto en el sector público como en el privado.

En el sector público, ha estado ligado al sector ferroviario, ocupando los cargos de director de Operaciones, director de Recursos Humanos y director general de Ferrocarriles Vascos, así como director corporativo de Sistemas de Información en Renfe. En el sector privado, ha ocupado las funciones de presidente, consejero delegado, director general y socio en grandes compañías y multinacionales como PricewaterhouseCoopers (PwC), IBM, Grupo Prisa y Ernst & Young.

Transformación de Renfe

El Plan Estratégico 2028 contempla una nueva organización en Renfe para transformar la empresa durante los próximos cuatro años. El objetivo es “mejorar la competitividad, progresar hacia una gestión más eficiente, optimizar los recursos y garantizar la sostenibilidad de los negocios de la compañía”, como se especifica en un comunicado.

Por ello, el modelo de gestión y organización “Renfe28” utilizará como palancas más importantes la innovación y la digitalización, con el fin de mejorar el posicionamiento competitivo de Renfe “sobre la base de la confianza en las personas, tanto clientes como profesionales”, añaden desde la compañía.