El puerto de Bilbao entra en la órbita de la República Checa

La República Checa ha demostrado una gran afinidad con el sector empresarial vasco y, más concretamente, con el sector marítimo portuario. En este sentido, el embajador checo en España, Libor Sečka, ha incluido una vista al puerto de Bilbao en la apretada agenda de su visita a Euskadi.

El embajador Libor Sečka acudió acompañado por el primer secretario de la embajada, Petr Matyáš, y el cónsul honorario de la República Checa para el País Vasco y Navarra, Mikel Garteiz-goxeaskoa.

Fue recibido en las instalaciones de CSP Iberian Bilbao Terminal por su directora general, Elvira Gallego; el director de operaciones, comercial y logística de la Autoridad Portuaria, Andima Ormaetxe; Mikel Urrutia, director general de Vasco Shipping; y el CEO del Grupo Vasco, Jon Azarloza. La presencia de los representantes de las empresas viene de la larga tradición que el Grupo Vasco mantiene con la República Checa.

Intereses logísticos mutuos

Dado su situación geográfica como país de tránsito, en Chequia se da una gran importancia a la logística y el transporte.

Aunque se trata de un país sin mar, técnicamente, Chequia es dueña de una parte del puerto de Hamburgo, su salida al mar, y también dispone de una importante actividad en el transporte fluvial mediante barcazas, a través del río Elba (Labe en checo) que fluye hacia el Mar del Norte -en Cuxhaven-, después de pasar directamente por la ciudad de Hamburgo y recorrer 929 kilómetros navegables, siempre en función del calado.

Mikel Garteiz-goxeaskoa, Marian Elorza, Iñigo Urkullu, Libor Sečka y Petr Matyáš
Mikel Garteiz-goxeaskoa, Marian Elorza, Iñigo Urkullu, Libor Sečka y Petr Matyáš

Chequia es un país central en Europa, logísticamente hablando, especialmente por su conexión con Europa del Este, lo que lo convierte en un buen partner para quien tiene conexión con el mar.

Pero su máximo interés se centra en la construcción y operación de parques logísticos de gran magnitud, así como las facilidades en las conexiones terrestres. También ofrece oportunidades de futuro en el sector del ferrocarril, no solo para los productores de material rodante, sino también para la explotación de las redes y servicios, donde ya se han llevado a cabo inversiones, como la de Renfe en la ferroviaria Leo Express.

El puerto de Bilbao, punto de contacto

El valor de la vista al puerto de Bilbao se entiende como “símbolo de contacto” entre ambos países y resalta la relevancia del transporte marítimo en las relaciones comerciales internacionales sobre todo con países y puertos de larga tradición marítima.

También se valora por parte de Chequia la conectividad, que está estrechamente vinculada con el transporte de bienes y personas, y el libre comercio, un aspecto que comparte con Euskadi y España.

La visita ha servido para “familiarizarnos con los desafíos esenciales del transporte marítimo”, conocer los planes estratégicos del puerto de Bilbao hacia el futuro y buscar la cooperación con compañías checas de transporte y de ingeniería. Además del evidente aspecto de acercamiento cultural e histórico entre los pueblos.

Libor Sečka ha sido también recibido por el lehendakari vasco, Iñigo Urkullu, y la secretaria general de Unión Europea y Acción Exterior, Marian Elorza, y ha participado también en la inauguración de un monumento en recuerdo a las personas deportadas a los campos nazis.