Los cargadores piden retomar la ruta marítima del Mar Rojo

Los cargadores reunidos en ACE (Asociación de Cargadores de España) dan muestras de la ausencia del “espíritu navideño” que encarna la economía globalizada y deslocalizada al solicitar “retomar la ruta del Mar Rojo/Canal de Suez” a pesar del riesgo que sufren buques y tripulaciones al transitar esa ruta.

Cuando las principales navieras del mundo -y otras de menor volumen- han decidido mantener en stand-by sus tránsitos por el estrecho de Bab-al-Mandeb por el elevado riesgo de ataques e incluso modificar sus rutas bordeando el Cabo de Buena Esperanza, los cargadores se miran el bolsillo y alertan del “incremento de una inflación desbocada”. 

En una nota, ACE señala que “los cargadores estamos sufriendo un incremento en el flete del contenedor de, entre 3.000 y 4.000 dólares, cuando se encontraba en torno a los 1.100 dólares”. También señalan que la ruta alternativa, bordeando África, añade 10.000 km y casi 10 días de navegación, aun cuando se realice a máxima velocidad. Por tanto, desde ACE se augura una “nueva crisis de contenedores” por la llegada tardía de los buques, una situación que provocará congestiones portuarias, retrasos y posibles desabastecimientos e impactará negativamente en toda la cadena de suministro.

Los cargadores también señalan la entrada en vigor, el próximo 1 de enero, del Emissions Trading System – ETS, el Régimen de Comercio de Derechos de Emisión. Dado que las navieras no van a transitar a la máxima velocidad, puesto que las emisiones se incrementan exponencialmente a medida que se eleva la misma, “veremos como aumentará todavía más el tiempo de tránsito”. 

Reunion del Comite Nacional de Bienestar de la Gente de Mar
Reunión del Comité Nacional de Bienestar de la Gente de Mar

Más protección a la flota mercante

Desde la Asociación de Cargadores apoyan la petición de que se otorgue “mayor protección” a los buques e instamos a las autoridades competentes a que trabajen para garantizar la seguridad de los buques que navegan por el Mar Rojo, ya que cada día que se prolonga esta situación, “la economía española está pagando un precio demasiado elevado”.

Aunque señalan desde ACE que para algunas mercancías y rutas “existe una alternativa al transporte marítimo” por tierra o en modo aéreos, “estas alternativas penalizan”, no sólo económicamente, sino también medioambientalmente, ya que se trata de modos de transporte más contaminantes. 

En la actualidad, la operación “Guardián de la Prosperidad”, encabezada por Estados Unidos, ha conseguido la adhesión formal de una veintena de países, aunque de momento sólo Reino Unido, Francia, Italia, Países Bajos, Canadá, Noruega, Baréin y Seychelles se han comprometido al envío de buques.

Finalmente, España ha decidido no participar en esta operación y pide que se cree una misión específica para el Mar Rojo, con objetivos propios y acordada por la Unión Europea, al margen de la “Operación Atalanta” contra la piratería y que está comandada por nuestro país.

El Ministerio de Defensa, a través de un comunicado, señala que «la naturaleza y objetivos de la misión Atalanta contra la piratería en el océano Índico nada tienen que ver con los que se pretende alcanzar en el mar Rojo. Es por eso que España quiere preservar la operación Atalanta, con los objetivos, extensión y alcance actuales».

Mientras tanto, la seguridad de la “gente de mar” se contrapone con el extra coste económico y medioambiental de rodear el continente africano y cruzar el Cabo de Buena Esperanza, una ruta que también tiene sus riesgos para la navegación. 

Queda por pronunciarse el Comité Nacional de Bienestar de la Gente de Mar, una organización en la que están integrados Puertos del Estado, la organización Stella Maris-Apostolado del Mar, la Asociación de Navieros Españoles (ANAVE), el Instituto Social de la Marina (ISM), la Asociación Española de Consignatarios de Buques (ASECOB) y la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF).