Segundo barco de CroisiEurope contra la pandemia

El sector de los cruceros, también los fluviales, es uno de los más afectados por la crisis sanitaria originada por el coronavirus, Covid-19, con buques amarrados y cancelaciones por doquier. La compañía CroisiEurope, la mayor de Europa en este tipo, ha decidido colaborar de nuevo en la medida de los posible a la superación de la pandemia. Se trata de hacer de la necesidad virtud, ya que la compañía ha suspendido, al menos hasta el próximo 15 de julio, sus viajes de placer en la que es  la tercera prórroga del reinicio de las operaciones de la compañía.

Hasta el próximo 17 de mayo (en principio) el buque “MS Cyrano de Bergerac” de CriosiEurope se ha convertido en un alojamiento seguro para los sanitarios de la ciudad de Burdeos. Esta medida ha sido tomada en colaboración con Cruise Bordeaux, el Puerto de Burdeos, la ciudad de Burdeos y la Agencia de Salud Regional Local. Amarrado en el río Garona, en el centro de la ciudad, el acceso al buque es sencillo a pie o por medios públicos como el tranvía, con el fin de dar un descanso seguro a los trabajadores del sector sanitario. Así, ofrecen los camarotes y el servicio de desayuno y cena gratuito en el “MS Cyrano de Bergerac”, un barco de 110 metros de eslora, 11,4 metros de manga y 87 cabinas, en tres puentes. Es un buque construido en 2013 que habitualmente realiza itinerarios en el estuario de Gironda, los ríos Garona y Dordoña entre los meses de marzo y noviembre.

La solidaridad de los Schmitter

La familia Schmitter, propietaria de la compañía, decidió aplazar todas sus salidas primero hasta final de abril, luego hasta final de mayo y ahora hasta mediados de julio, en Europa, Asia y África, dejando sus barcos amarrados a muelle. De origen alsaciano, una de las zonas más afectadas por la pandemia, la compañía ha decidido dar un paso más y poner dos de sus barcos no como buque hospital, sino como hotel de proximidad para el personal sanitario. Así, desde el mes de marzo cedieron el buque “MS Boticcelli”, amarrado en el Sena, en París, donde aún sigue prestando servicio.

Los buques “MS Seine Princess” y “MS Bottichelli” amarrados en el Sena

CroisiEurope dispone de una flota de 56 barcos de crucero de los que, una mayoría, navegan por ríos europeos. En la península dispone de cruceros entre Sevilla, Cádiz y la costa portuguesa con el “MS La Belle de Cadix” que navega en el Guadiana, el Guadalquivir y a lo largo de las costas atlánticas, además, otros seis barcos que recorren el Duero, con base en Oporto. En Francia, CroisiEurope dispone de nueve buques en los ríos Dordoña, Garona, Gironda, Loira, Ródano, Saona y Sena.

Otros gestos solidarios

Diferentes compañías de cruceros han ofrecido, con más o menos éxito, sus barcos sin ocupación al servicio de las autoridades sanitarias de países diversos. Entre ellas, informamos del ofrecimiento de las compañía del grupo Carnival (Carnival Cruise Line, Holland America Line, Princess Cruises y P&O Cruises Australia) para convertir sus buques en hospital y de la conversión efectiva del buque “Splendid” de GNV (Grandi Navi Veloci) en un buque hospital en el puerto de Génova.

Anterior artículoBoluda refuerza las conexiones entre la Península y Canarias
Siguiente artículoSITL se aplaza hasta abril del 2021