La Copa América prepara la hoja de ruta para garantizar la seguridad en la competición

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes un Real Decreto para establecer las normas de navegación marítimas y aéreas para la 37ª Copa América. La competición, que se celebrará de agosto a octubre del 2024 en Barcelona, prepara el terreno para garantizar la seguridad en el espacio donde se disputarán las regatas, que tendrá el litoral barcelonés como escenario principal del trofeo deportivo más antiguo del mundo.

La Capitanía Marítima de Barcelona, que depende de la Dirección General de la Marina Mercante, establecerá las medidas de seguridad para el ámbito de la navegación marítima.

Se delimitará una zona de exclusión permanente señalizada con balizas para las regatas y los entrenamientos, que abarcará desde la Bocana Nord hasta la desembocadura del río Besós, un perímetro que se extenderá unas cuatro millas mar adentro.

En la zona de exclusión permanente, no podrán navegar buques de 500 gross tonnage o superior, a excepción de los buques que autorice expresamente Capitanía Marítima.

El perímetro podrá contar con zonas de fondeo, incluyendo la instalación de pesos muertos para la conservación de la vida marina, con el fin de evitar la influencia de las anclas en el fondo y los prejuicios al cableado y otras instalaciones. Asimismo, habrá zonas de exclusión diarias provisionales para los espectadores.

Capitanía deberá aprobar el manual de operaciones marítimas de la competición y el manual de salvamento y emergencias marítimas, dos hojas de ruta que se publicarán próximamente en la web de la Copa América.

Para garantizar la seguridad en las operaciones y la rapidez y efectividad en caso de emergencia, se establecerán pautas de actuación y se coordinarán junto con las administraciones públicas con competencia en materia de navegación marítima y tráfico portuario.

Seguridad aérea

Por su parte, en el ámbito de la navegación aérea, el Real Decreto contempla los mecanismos para asegurar la compatibilidad de las operaciones de entrada y salida del aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat con el vuelo de las aeronaves asociadas al desarrollo de las regatas, garantizando así la seguridad aérea.