El puerto de Barcelona limitará el suministro de agua a los cruceros por la sequía

El recinto barcelonés ha llegado a un acuerdo con las compañías de cruceros para que solamente se abastezcan en caso de “extrema urgencia”

El puerto de Barcelona ha comunicado este martes que está impulsando la firma de un acuerdo para limitar el aprovisionamiento de agua a los cruceros. El recinto barcelonés justifica esta medida en el marco de la declaración de emergencia por sequía que, con probabilidad, decretará la Generalitat la semana que viene.

De este modo, los cruceros se podrán aprovisionar de agua en el puerto de Barcelona “únicamente en casos de extrema urgencia”, como especifica el comunicado. Con esto se refiere a que el suministro de agua solamente se efectuará en aquellas embarcaciones “que acrediten no disponer de alternativas viables”.

Sequía en Cataluña

Aunque los cruceros “representan el 0,09% del consumo de agua de Barcelona ciudad”, pues la mayoría son autosuficientes, la dársena catalana achaca el acuerdo a su “sensibilidad” hacia las medidas de ahorro de agua. Además, supone “una autorregulación que nos permite reducir nuestros consumos, como concreta el presidente del puerto de Barcelona”, Lluís Salvadó.

En particular, el puerto de Barcelona subraya que el sector de los cruceros “es uno de los que ha reducido de forma más significativa la captación de agua en las instalaciones barcelonesas”. Esto es como consecuencia de la incorporación de sistemas de potabilización “en la mayoría de embarcaciones”, una autosuficiencia que prescinde de utilizar el servicio de aprovisionamiento del puerto.

“Conscientes que las embarcaciones disponen de alternativas de suministro en otros puertos de sus rutas, hemos decidido apelar a la sensibilidad de las compañías de cruceros para evitar al máximo el suministro de agua, aunque recordamos que es uno de los servicios comerciales contemplados en el Capítulo V del Título VI del Texto Refundido de la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante, que determina que los puertos están obligados a proporcionar agua a todos los buques que lo soliciten”, destaca Lluís Salvadó.