El Team SNEF de Carlos Manera vence la regata transoceánica Niji40

El regatista del Club Nàutico Port de la Selva (Catalunya), Carlos Manera, ha encabezado el podio junto a su equipo SNEF en la regata transoceánica Niji40. El trío franco español capitaneado por Xavier Macaire logró cruzar el Atlántico junto a Carlos Manera y Pierre Leboucher en tan solo 14 días, 20 horas y 6 minutos, recorriendo 4.066 millas náuticas -7.530 kilómetros- con una media de 11,42 nudos de velocidad. 

Con tan solo 25 años, Carlos Manera ya completó hace cinco meses la regata Mini Transat, quedando en segunda posición y abriéndole las puertas a la vela oceánica profesional. En su carrera por competir en los trofeos más importantes del mundo, Xavier Macaire se fijó en su potencial para unirse al Team SNEF. El dueto Xavier-Pierre le acompañarían para alzarse como campeón de una competición que comenzó en la bretaña francesa y finalizó en aguas caribeñas. 

Carlos Manera y el Team SNEF atienden a los medios de comunicacion tras completar en primera posicion la Niji40
Carlos Manera y el Team SNEF atienden a los medios de comunicación tras completar en primera posición la Niji40

En su periplo transoceánico, el conjunto franco hispano ha combatido los vientos de dos borrascas en el Golfo de Gascona y en las recónditas islas Azores. Desde el Empordà, Manera se ha enfrentado a un reto mayúsculo en aguas atlánticas, un reto que le ha permitido “aprender de esta gran oportunidad” y aprovechar las sinergias de competir con dos personas más en el velero: “Se puede llevar mucho más al límite el barco, y también descansar más”, bromea Manera. 

El regatista tomará su viaje de vuelta a su tierra en una semana, listo para enfrentarse al circuito Mini 650, y surcando las olas con el prototipo que construyó el año pasado para seguir la temporada y prepararse para el gran desafío de este verano: la SAS, una regata que parte de Les Sables d’Olonne, en la costa Oeste de Francia, dirección a las Azores. Esta vez, eso sí, lo hará en solitario, sin comunicación ni tecnología a bordo. Un reto más para un regatista con mucha carrera por delante.