Etiopía busca su salida al mar a través de la separatista Somalilandia

La República Federal de Etiopía firmó el pasado 1 de enero un acuerdo con Somalilandia -región separatista de Somalia- para utilizar el puerto de Berbera, ubicado en el sur del Golfo de Adén y cercano a la entrada al Mar Rojo a través de Bab el-Mandeb.

Según destaca la oficina del primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, con la firma del acuerdo Etiopía pretende mejorar su comercio marítimo, dependiente en estos momentos del país vecino (Yibuti).

En concreto, permitirá a Etiopía -país sin salida al mar desde la guerra de Eritrea en 1993- arrendar hasta 20 kilómetros alrededor del puerto de Berbera, durante un periodo de 50 años para su “marina y propósitos comerciales”.

A cambio, el líder de Somalilandia, Muse Bihi Abdi, señaló que Etiopía reconocería a su país como una nación independiente, convirtiéndose, por tanto, en el primer Estado en hacerlo. Además, Somalilandia también recibiría una participación de la empresa estatal Ethiopian Airlines, si bien no se ofrecieron más detalles de esta cuestión.

La reacción de Somalia no se ha hecho esperar. El estado africano rechazó ipso facto el memorando firmado entre ambas partes, argumentando que Somalilandia es parte de su territorio.

Somalia argumentó que el acuerdo carece de “fuerza legal”, y convocó a su embajador en Etiopía para deliberar sobre el memorando firmado por el primer ministro etíope y el líder de Somalilandia.

El presidente somalí, Hassan Sheikh, manifestó que en el parlamento “nadie tiene el poder de ceder un pedazo de Somalia”. Tras una reunión de urgencia, afirmó que el acuerdo entre Somalilandia y Etiopía es una “interferencia abierta con la soberanía, la libertad y la unidad de Somalia”.

Sheikh recordó que hasta el momento Somalilandia no ha obtenido un reconocimiento generalizado de su estatus como nación, y ello a pesar de declarar en 1991 su autonomía de Somalia.

Por su parte, el pasado mes de octubre, el primer ministro de Etiopía señaló que la existencia de Etiopía “estaba ligada” al Mar Rojo. “Si nosotros -en referencia a las naciones situadas en el cuerno de África- planteamos vivir juntos en paz, tenemos que encontrar una manera de compartir de una forma equilibrada”.

La Unión Europea no quiere más tensión en el Mar Rojo y ha emitido un comunicado en el que recuerda “la importancia de respetar la unidad, la soberanía y la integridad territorial de la República Federal de Somalia de conformidad con su Constitución, las Cartas de la Unión Africana y Naciones Unidas”.

En la zona, las regiones de Puntland y Jubaland también aspiran a una independencia de Somalia, por lo que este reconocimiento podría complicar aún más el “puzzle” del cuerno de África.