El puerto de Tarragona consolida su liderato en project cargo con un embarque para Amberes

El puerto de Tarragona fue escenario el 29 de febrero una operativa de project cargo de 260 toneladas. En concreto, el muelle de Castella acogió de la carga de dos módulos de 125 y 135 toneladas, cuyo destino final es el recinto portuario de Amberes (Bélgica).

Se trataba de una carga de un condensador -dividido en dos piezas- construido en el polígono Francolí. Según ha informado la Autoridad Portuaria de Tarragona (APT), los trabajos se realizaron de manera “delicada y precisa” y tuvieron una duración de menos de 4 horas.

DSV y Euroports coordinan la operativa

Las labores de estiba fueron realizadas por Euroports con la colaboración de la compañía DSV. En total, se colocaron dentro del buque Treville 6 elementos “que sumaban un total de 270.100 kg con un volumen de 803 m³”, apunta la APT.

El buque encargado de llevar “ésta compleja” carga hasta su destino final, el puerto de Amberes, en Bélgica, es el Treville. Se trata de una unidad construida en el 2018 y que navega bajo bandera neerlandesa.

La carga se embarcó en el buque Treville
La carga se embarcó en el buque Treville

El puerto de Tarragona, idóneo para el project cargo

Esta carga “pone en valor” al puerto de Tarragona como puerta de salida de mercancías de “alto valor añadido” construidas en el territorio. Tarragona cuenta con una “gran capacidad” para gestionar una amplia gama de cargas, “desde productos manufacturados hasta productos agroalimentarios”, destaca la APT.

En esta línea, el puerto de Tarragona cuenta con un calado de 16 metros de profundidad, unas dimensiones que permiten el atraque de buques “especialmente preparados” para transportar grandes cargas “imposibles de trasladar con buques de carga contenerizada”, añade la APT.

El puerto de Tarragona tiene unas condiciones idóneas para cargas de grandes dimensiones

El puerto de Tarragona dispone además de unas “condiciones idóneas” para este tipo de tráficos, con grandes explanadas al aire libre que “facilitan” el embarque directo desde el muelle, así como amplias áreas operacionales y mano de obra especializada.

Además, el Camp de Tarragona tiene unas condiciones meteorológicas que permiten el trabajo en exteriores durante todo el año, “y una importante industria auxiliar de Tarragona junto con el potente clúster petroquímico de la zona y de referencia para el Sur de Europa”.

“El puerto Tarragona tiene áreas operacionales con una disponibilidad de 280.000 m², rampas ro-ro y una excelente accesibilidad terrestre y ferroviaria, que garantiza la logística de suministro de este tipo de proyectos”, concluye la APT.