El puerto de New York impone una tasa por la estancia prolongada de los contenedores vacíos

El puerto de New York-New Jersey ha decidido imponer una tasa por la estancia prolongada de contenedores vacíos en los muelles de las terminales, con el propósito de incentivar a las navieras a retirar estos contenedores y reutilizarlos para el suministro marítimo.

La nueva tasa trimestral entrará en vigor el próximo mes de septiembre, y de esta manera se desea descongestionar la cadena de suministro.

Los volúmenes de contenedores llenos y vacíos que salen desde el puerto de New York en los buques de las navieras deberán ser igual o superior al 110 % del volumen de unidades llenas y vacías entrantes. Si no se cumple esta operativa, el puerto norteamericano aplicará una tarifa de 100 dólares por cada contenedor

La autoridad portuaria de New York ha establecido, en base a un informe trimestral, que los volúmenes de contenedores llenos y vacíos que salen desde el puerto en los buques de las navieras deben ser igual o superior al 110 % del volumen de unidades llenas y vacías entrantes. Si no se cumple esta operativa, el puerto norteamericano aplicará una tarifa de 100 dólares por cada contenedor.

«A medida que continuamos registrando volúmenes récord de carga debemos establecer colaboraciones con nuestros distribuidores y otros operadores para la retirada de contenedores vacíos “, explicó el presidente de la autoridad portuaria de New York-New Jersey, Kevin O’Toole. “Por este motivo, invitamos a todos los agentes del sector a encontrar soluciones sostenibles y a largo plazo para un problema generalizado en todo el mundo que afecta a los principales puertos de Estados Unidos».

Bethann Rooney, director del Departamento Portuario de la autoridad portuaria, destacó que «el puerto de New York–New Jersey está haciendo frente a volúmenes récord de importación, que producen acumulación de contenedores vacíos dentro y alrededor del complejo portuario, y que ahora está afectando a la cadena de suministros regional que ya está bajo estrés por las presiones que vienen de todas partes del país. Por este motivo, animo y solicito a las navieras a intensificar sus esfuerzos para retirar los contenedores vacíos más rápidamente y en cantidad más consistente. Y liberar una capacidad absolutamente necesaria para las importaciones entrantes y con el fin de mantener el comercio en movimiento a través del puerto y la región».