La gran aventura de la formación

¿Qué miedo hay en decir logística cuando se diseñan campañas publicitarias? Tal vez la palabra logística no es sexy y no atrae como otras

Ante la pregunta de ¿por qué el sector logístico es invisible para los estudiantes?, nos surge siempre otra pregunta que nos hacemos los logísticos o los logistas, como prefieran llamarnos, en relación con la importancia de la logística, no solo para la actividad empresarial, sino para la economía y para el desarrollo social y la falta de conocimiento existente.

Explicando nuestra propia experiencia, en el año 2014 comenzamos una gran aventura profesional y académica en el TecnoCampus, apostando por la creación de un nuevo grado universitario.

Una carrera universitaria, que nacida como el resultado del proyecto Maresme II, que se realizó en la ciudad de Mataró con el concurso de la academia y el propio Ayuntamiento y el puerto de Mataró, quienes conscientes de la importancia de la economía azul, decidieron realizar junto al Servei d’Ocupació de la Generalitat de Catalunya, un estudio consultando tanto a las empresas como a la ciudadanía en general sobre las oportunidades académicas laborales y profesionales, que se abría en campo en la comarca.

Gracias precisamente a un sector tan importante, como el sector marítimo, náutico, y el resto de actividades conectadas a este complejo mundo de actividades que muchas veces, a pesar del valor que generan, son ignoradas por gran parte de la sociedad.

De ese estudio emergieron una serie de propuestas entre las cuales se destaca el grado universitario en logística y negocios marítimos, actividades ambas vinculadas al propio tejido económico del territorio, y con una profunda vocación profesional lista, pero con una visión académica, lo cual permitiría generar profesionales altamente capacitados y aportarle valor a la sociedad a través del conocimiento que se generaría en nuestras aulas de clases.

A esto le sucedieron una serie de consultas con todo el tejido institucional y empresarial y la conclusión era clara y unánime: bienvenida una carrera universitaria en logística y negocios marítimos.

De aquella primera promoción, conviene recordar que la mayoría los estudiantes procedía de un Ciclo Formativo de grado superior en algunas de las áreas relacionadas con esta carrera, como por ejemplo el de logística y transportes, el de comercio internacional, incluso el de finanzas.

Jóvenes todos con un gran compromiso con el sector logístico, y una gran vocación que ya les venía en muchos casos, de sus propias orientaciones familiares. Sin embargo, tanto en los salones de la enseñanza, como en la jornada de puertas abiertas, nos encontrábamos siempre con la pregunta de muchos padres de estos estudiantes acerca de qué era realmente lo que se aprendía en esta carrera, incluso hay quien nos preguntó, si se le iba a entregar un camión a su hijo para repartir mercancía. 

La creación de la Cátedra de Logística, Economía Azul y Movilidad Sostenible, obtendrá mayor divulgación de conocimiento y expandirá los grandes desafíos que se abren a nuestro paso

Esta labor pedagógica a la que graciosamente muchos profesores le llamamos “predicar la logística”, nos puso en una de dificultad superior al de otras carreras universitarias: el de no solo explicarle a los futuros estudiantes de qué se trataba los estudios que impartíamos, sino la de transmitir a la sociedad, la importancia de la carrera de logística, ya que nuestra actividad se realiza casi siempre tras bastidores; y efectivamente es así: la logística, a pesar del beneficio que las empresas obtienen gracias a ella, no tiene ni una buena publicidad ni una buena política de marketing.

Cuando vemos grandes campañas publicitarias de empresas que se dedican esencialmente al comercio electrónico y que deben el 100% de su actividad comercial a la logística, ya que tienen grandes almacenes, gestionan una gran cadena de suministros, organizan una gran distribución diaria a miles de hogares y pese a todo esto, en ningún momento en sus  publicidades dicen la palabra logística, o dicen las palabras cadena de suministro o supply chain. De donde nos nace la pregunta, ¿qué miedo hay en decir logística cuando diseñan estas campañas?

Algún compañero me ha dicho, que tal vez la palabra logística no es sexy y no atrae como otras palabras tal vez traducidas al inglés. Sin embargo, hemos de reconocer que a nivel de estudios tenemos mucho menos tiempo en el mercado que muchas otras titulaciones con las cuales convivimos.

La sociedad ya conoce que es en parte una carrera como ADE, o  marketing, o quien decide estudiar matemáticas o alguna de las otras ciencias puras o ingenierías, pero en logística no tenemos más de 20 años con carreras universitarias establecidas en el mercado español.

De hecho si lo comparamos con otras titulaciones, veremos rápidamente que en todo el territorio del Estado español se pueden contar con una mano la oferta de grados universitarios (oficiales). Con lo cual tampoco tenemos un gran recorrido con el cual demostrarle a la juventud no solo la importancia de esta carrera para que funcionen las empresas, las instituciones y la propia actividad económica en general, y la cantidad de salidas profesionales que se abren en el amplio abanico de la logística, la cadena de suministros y los negocios marítimos.

Pero también es cierto que nosotros vemos una gran luz que crece cada vez más dentro de ese túnel. En nuestro caso, esta tendencia ha mejorado considerablemente. Y, después de 10 años, podemos decir, que nuestros estudios de logística son cada vez más solicitados en primera preferencia, por muchos estudiantes no solo provenientes de los ciclos formativos de grado superior, sino por estudiantes de bachillerato, cubriendo todas nuestras plazas disponibles, ya que, cada vez más, los jóvenes, encuentran en esta profesión una vía de aprendizaje y un futuro como profesionales especializados y muy buscados por el sector empresarial.

Instalaciones de TecnoCampus Mataró
Instalaciones de TecnoCampus Mataró

Seguramente esto corresponde con que estamos recogiendo la cosecha de años de trabajo realizado desde TecnoCampus con el programa de talleres Linnk, donde recibimos aulas enteras de estudiantes de niveles previos al universitario, y también realizamos visitas a centros de estudios de todas las edades, presentando esta oferta formativa, mostrando la necesidad fundamental y estratégica que representa la logística para disfrutar de una buena calidad de vida. 

Ahora desde nuestro próximo proyecto, la creación de la Cátedra de Logística, Economía Azul y Movilidad Sostenible, haremos todo lo necesario para divulgar conocimiento y expandir más, entre la juventud, los grandes desafíos que se abren a nuestro paso.

Sería también importante y necesario, que, desde las autoridades, conscientes como son de la cantidad de empleo que genera la logística, ya que conocen y manejan las estadísticas, se establezcan también campañas informativas y no hablo de grandes salones, donde siempre nos encontramos los mismos, sino actividades realmente divulgativas, sobre estas carreras, que representan con altísimo valor para las sociedades de nuestros territorios.

Podemos hacer más, y quiero en este artículo, hacer una invitación a colocarnos el sombrero de la logística y explicar a los cuatro vientos, quiénes somos, qué hacemos y cuánto depende de nosotros, casi todo lo que nos rodea.