Un tercer hilo ferroviario llegará a la frontera de Irún

La red ferroviaria vasca de altas prestaciones será una isla, pues no estará conectada a corto plazo con la red nacional, que ahora llega hasta Burgos y podría retrasarse hasta 2030, ni con la francesa, donde las previsiones hablan del 2040 como una fecha aproximada para llegar a la frontera. 

Estas malas perspectivas no desaniman a los responsables vascos de la construcción -por encomienda del Estado- quienes dan un nuevo paso para la extensión del tercer hilo, que permitirá extender la red de alta velocidad desde la localidad guipuzcoana de Astigarraga hasta Irún, un total de 19 kilómetros, y que estaría listo para el 2025. Las obras de vía para la implantación del tercer hilo y la adaptación del tramo para propiciar el uso conjunto del trazado por las circulaciones de alta velocidad y de ancho ibérico representan una inversión de 52,9 millones de euros.

Además, en la ciudad fronteriza se sigue adelante con la integración ferroviaria, proyecto Vía Irún. Se trata de un proyecto que busca reducir la actual huella ferroviaria, recuperando para la ciudad suelos liberados a lo largo de en torno a 60.000 metros cuadrados, mediante la reordenación de instalaciones ferroviarias y una nueva estación intermodal que acogerá diversos anchos de vía.

La alcaldesa Cristina Laborda marco como hito el derribo de la antigua estacion ferroviaria
La alcaldesa Cristina Laborda marcó como hito el derribo de la antigua estación ferroviaria

Compromiso del Estado

El hasta hace poco alcalde de la ciudad y ahora secretario de Estado de Transportes y Movilidad Sostenible, José Antonio Santano, se ha interesado por el avance de las obras en una visita en la que han estado presentes el consejero vasco de Transportes, Iñaki Arriola, con su viceconsejero Pedro Marco de la Peña, el delegado del Gobierno en Euskadi, Denis Itxaso, y la nueva alcaldesa del municipio, Cristina Laborda.

Santano, ha ratificado su compromiso con el desarrollo de las infraestructuras en Euskadi y la importancia estratégica de Irun en las conexiones ferroviarias con Europa. En este contexto ha asegurado que el derribo efectivo del edificio de cercanías de la antigua estación de Irun “es un hito en un proyecto de importancia estratégica para la red ferroviaria nacional por encontrarse en un punto estratégico de conexión internacional y una revolución urbana sin igual para la ciudad”. 

Además, en su intervención durante su visita a las obras de la estación de Irún y otras actuaciones enmarcadas en el proyecto de tercer hilo, entre Astigarra e Irún, que dará continuidad a la nueva línea de alta velocidad Vitoria/Gasteiz-Bilbao-Donostia/San Sebastián-frontera francesa, Santano ha anunciado la construcción de una subestación eléctrica en Martutene por valor de cinco millones de euros y la previsión de construir otra más en Tolosa. 

Inaki Arriola y Jose Antonio Santano muestran sus excelentes relaciones
Iñaki Arriola y José Antonio Santano muestran sus excelentes relaciones

La nueva subestación eléctrica de tracción se ubicará en el entorno de la estación ferroviaria de Martutene en la línea Madrid-Hendaya y contará con dos grupos de transformación de potencia. Reforzará las funciones de las subestaciones de Andoain y de Gaintxurizketa, que distan 25 kilómetros, y que actualmente alimentan el tramo entre Astigarraga e Irun.

Este impulso a las actuaciones de electrificación da respuesta a los incrementos de tráficos previstos con la implantación del tercer hilo entre Astigarraga e Irun. En un guiño medioambiental, la nueva estación multimodal contará con 180 paneles fotovoltaicos en su cubierta para la captación de energía solar.