El puerto de Barcelona responde a la evolución de los coches eléctricos con una tercera terminal de automóviles

El puerto de Barcelona tendrá una tercera terminal de automóviles en el muelle Príncep d’Espanya. Así lo ha decidido el Consejo de Administración del puerto de Barcelona de este miércoles, en el que se ha aprobado el pliego regulador y la convocatoria de un concurso para construir una terminal pública de vehículos por un plazo de concesión de 27 años. Concretamente, se busca dar respuesta al crecimiento de este tráfico y, especialmente, de vehículos nuevos eléctricos. 

“La futura terminal está pensada para atender e impulsar el tráfico de puerto base, siguiendo con la estrategia del puerto de Barcelona de aumentar este tipo de tráfico, de más valor añadido para la ciudad; uno de los aspectos destacables del proyecto es la configuración de una movilidad eficiente, confortable y sostenible para los pasajeros, tanto dentro de la terminal como en su conectividad con la ciudad/aeropuerto/tren”, ha destacado Lluís Salvadó, presidente del puerto de Barcelona.

La tercera terminal de vehículos del puerto de Barcelona tendrá 104.938 metros cuadrados de superficie cuando ocupe el espacio total de su concesión, previsto para el 2027. La superficie incluye espacios actualmente ocupados por otros edificios y concesiones, como es el edificio Tersaco, la nave colindante y la zona de aparcamiento; los almacenes próximos a la dársena Sur, y los espacios que ocupa actualmente la terminal Port Nou

De este modo, la entrega de la superficie se desarrollará en cinco fases, que incluyen la demolición del edificio Tersaco y la nave anexa por parte del futuro concesionario. Las oficinas de las empresas que ocupan actualmente el edificio se trasladarán al edificio ASTA, que se está rehabilitando actualmente en el puerto de Barcelona. 

Con la nueva terminal, el puerto de Barcelona busca consolidar su apuesta por el tráfico de vehículos: en el 2023 movió casi 800.000 vehículos, un 33,7% más que en el 2022. Igualmente, como ya informamos en El Canal, la llegada del fabricante de vehículos chinos Chery a la Zona Franca beneficiaría al puerto de Barcelona para convertirse en un hub para este tipo de tráficos, uno de los objetivos que persigue el puerto de Barcelona con la concesión de esta nueva terminal de vehículos. 

Terminal tecnológica y sostenible

La futura concesionaria también se encargará del cercado perimetral, la reparación y pavimentación de su superficie y la instalación de toda la infraestructura y servicios necesarios.

Asimismo, deberá construir el edificio de oficinas y los talleres y edificios de servicios, y tendrá que incorporar lectores de matrícula y de QR en los accesos, así como sistemas de control y seguridad. También, todos los servicios que requiere la industria del automóvil, como son los puntos de carga eléctrica, entre otros.

Los pliegos del concurso especifican que se valorará la propuesta intermodal, con el modo ferroviario como protagonista, y de sostenibilidad del futuro concesionario.

En este sentido, la terminal tendrá acceso directo a la terminal ferroviaria pública situada en el Tramo VI del puerto de Barcelona, y se ampliará hasta poder operar trenes de 750 metros en los tres anchos. Igualmente, contará con de un espacio anexo de 3 ha para facilitar las operativas de carga y descarga de los trenes. 

En el ámbito de la sostenibilidad, el futuro concesionario tendrá que utilizar vehículos cero emisiones en sus instalaciones, así como fomentar el uso de camiones eléctricos o propulsados por hidrógeno; instalar placas fotovoltaicas u otras infraestructuras de generación eléctrica dentro de los espacios de la concesión; fomentar medidas de reducción de agua y de reducción del consumo de los equipos de climatización, y contratar suministros de electricidad de origen verde.

La futura terminal de vehículos del puerto de Barcelona estará situada en el muelle Príncep d’Espanya
La futura terminal de vehículos del puerto de Barcelona estará situada en el muelle Príncep d’Espanya

Según el puerto de Barcelona, se valorará “especialmente la propuesta estratégica y comercial del futuro concesionario, que tiene que potenciar el papel de Barcelona en el ecosistema portuario europeo y mediterráneo, fomentando la intermodalidad ferroviaria y el desarrollo de cadenas logísticas que minimicen su impacto ambiental”. También, se valorará la propuesta de construcción de silos y configuración interna de la terminal “que permita una mayor capacidad de almacenamiento y fomente las operativas ágiles y eficientes”.