El puerto de Bilbao tendrá una segunda terminal de contenedores

El Espigón Central, última gran superficie concesionable del puerto de Bilbao, es objeto de deseo para la implantación de actividades tanto logísticas como industriales y desde el inicio de su construcción se han barajado diversas finalidades para las más de 60 hectáreas de terreno ganadas al mar. Así, se ha dejado caer el interés por instalar un terminal para la logística de vehículos, instalaciones industriales ligadas a cargas de proyecto o una segunda terminal de contenedores a modo de hub para el trasbordo que alivie la congestión de puertos del norte de Europa.

Finalmente, esta es la opción elegida por el Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Bilbao que ha aprobado por unanimidad la convocatoria de un concurso público para la adjudicación de una concesión con destino a la construcción y explotación de una terminal marítima de contenedores en esta superficie.

El puerto de Bilbao aspira a atraer líneas regulares transoceánicas directas y a captar tráficos de tránsito

Cabe recordar que el tráfico en contenedor en el puerto de Bilbao ha venido descendiendo en los últimos, tanto en la mercancía transportada como en el número de contenedores. Según los datos ofrecidos por Puertos del Estado (a mes de noviembre) las mercancías han descendido en 2022 un 3,73%, superando por poco los cinco millones de toneladas. En cuanto al número de teus, la caída es aún mayor, puesto que en once meses se movieron un 7,4% menos de unidades, superando por poco los 450.00 teus. Menos de 3.500 teus fueron en régimen de trasbordo, una magnitud que se quiere potenciar.

Si nos remitimos al último año antes de la pandemia, que tampoco fue el mejor en el puerto de Bilbao, en 2019 se movieron 6.717.568 toneladas de mercancía en contenedores a través del enclave vizcaíno, sumando 628.426 teus.

El puerto de Bilbao pretende convertirse en un nuevo hub para contenedores

Ahora y luego

La compañía CSP Iberian Bilbao Terminal (CSPB) opera la hasta ahora única terminal para contenedores en el puerto de Bilbao. Con sus dos líneas de atraque, patio de 43,8 hectáreas, una moderna terminal ferroviaria portuaria con conexiones a distintos puntos de la Península Ibérica y sistema automatizado de acceso para flujos de mercancía local, CSPB se ha convertido en un socio fiable en la cadena de suministro. Con una capacidad de 950.000 teus/año la terminal dispone de 1.155 metros de línea de atraque y 21 metros de calado, está equipada con 540 tomas para contenedores reefer, dos grúas Super Post Panamax y 4 Panamax; 36 máquinas especializadas (19 RTG); y 7 puertas de entrada y 3 de salida automáticas. Son algunas de las magnitudes de una terminal que está certificada como OEA, ofrece el servicio VGM y dispone de una terminal ferroviaria de 4 vías, con capacidad hasta 180.000 teus/año.

Tal y como ya se ha publicado, el Espigón Central se está ejecutando en dos fases, donde la primera dispone de una superficie operativa superior a las 30 hectáreas. Tras otorgarse en concesión una parte de estos terrenos a un operador de mercancía convencional, quedan actualmente disponibles 232.530 metros cuadrados.

La construcción de la segunda fase se iniciará en 2023 y contará asimismo con una superficie operativa superior a las 30 hectáreas. En este sentido, el óptimo aprovechamiento demanial y operativo de esta nueva infraestructura constituye, desde el punto de vista del interés portuario, “una decisión de gran calado y relevancia” para el puerto de Bilbao.

Ingresos, tráficos e inversiones

Con la finalidad de obtener el mayor aprovechamiento del dominio público portuario y una adecuada participación de los operadores en condiciones objetivas de igualdad, la Autoridad Portuaria de Bilbao ha procedido a la publicación, en el BOE del miércoles 25 de enero, del anuncio convocando el concurso público. Se podrán presentar propuestas en el plazo máximo de tres meses desde la referida publicación.

Según comunica la Autoridad Portuaria, los criterios del concurso pivotan sobre tres aspectos principales, que se valorarán en función de los contenidos de las propuestas técnicas y económicas presentadas por los licitadores: ingresos para la Autoridad Portuaria de Bilbao, tráficos generados e inversiones programadas. La propuesta de resolución del concurso recaerá en la proposición que obtenga la mayor puntuación según los criterios del concurso, siempre que alcance una puntuación mínima de 25 puntos en relación con los criterios valorativos de la propuesta técnica y de 50 puntos en la puntuación total.

Los interesados podrán optar a una parte o a todas las superficies disponibles en ambas fases del Espigón Central. Así, podrán optar a la ocupación parcial o total de los espacios disponibles en la Fase 1 del Espigón Central, los mencionados 232.530 metros cuadrados. Otra opción que se presenta es la de optar a ocupar parcial o totalmente tanto la Fase 1 como la Fase 2, con sujeción en todo caso a las reglas establecidas al efecto en los pliegos reguladores del concurso.

La concesión será por un plazo máximo de duración de 40 años y se establece que el tráfico mínimo anual admisible es de un teu/m² de parcela en concesión, de forma que la propuesta deberá igualar o superar a dicha cifra.

El Espigón Central del puerto de Bilbao albergará una nueva terminal de contenedores

Atraer nuevas líneas y trasbordos

La mejora de la conectividad y la intermodalidad del puerto de Bilbao y la captación de nuevos tráficos y líneas navieras constituyen objetivos estratégicos de la Autoridad Portuaria de Bilbao, en tanto que disponer de vías marítimas y regulares por las que el tejido productivo, manufacturero y económico asociado al hinterland de influencia del puerto de Bilbao pueda importar y exportar sus mercancías, conlleva menores costes, reduce el impacto de emisiones contaminantes, disminuye los plazos logísticos y contribuye a mejorar sustancialmente su competitividad, convirtiendo al puerto en un agente clave para mejorar la calidad, eficiencia, innovación y sostenibilidad de su entorno.

De este modo, la decisión de destinar al tráfico de contenedores la última gran superficie portuaria ganada al mar en la dársena abrigada del Abra Exterior se alinea con estos objetivos y es el resultado de diversos procesos de consulta que apuntan a una oportunidad de crecimiento de tráficos de mercancía contenerizada en el puerto de Bilbao, contrastado por el expreso interés mostrado por varios operadores internacionales, que constatan que este puerto cuenta con una posición favorable para ser una alternativa real en orden a afrontar el problema de congestión de los puertos del Norte de Europa, a lo que se une la posibilidad de atraer líneas regulares transoceánicas directas y de captar tráficos de tránsito.

En este contexto, la implementación de una terminal de contenedores supondrá un relevante impacto en la actividad, el empleo y la economía, con el incremento de la actividad logística del puerto de Bilbao y de la competitividad de su hinterland. Al respecto, se proyecta que esta nueva terminal de contenedores deberá explotarse en régimen abierto al uso general, como terminal, y se tendrá en cuenta para su adjudicación los crecimientos de las cifras de tráfico que esperan generar a lo largo de la vida de la concesión y todos aquellos elementos que tengan como objetivo una explotación competitiva, un aprovechamiento óptimo del dominio público concesionado y la coherencia entre la propuesta de explotación y el proyecto empresarial presentado.