La terminal G de cruceros del puerto de Barcelona, adjudicada a Royal Caribbean y CTI

El Consejo de Administración del recinto catalán ha aprobado la adjudicación de la terminal G de cruceros, así como el proceso de licitación para la construcción de una mota marítima de escollera

El Consejo de Administración del puerto de Barcelona ha adjudicado este miércoles la construcción y explotación de la futura terminal G de cruceros del muelle Adossat a Catalonia Cruise Terminal G, la joint venture de Royal Caribbean Group y Cruise Terminals International (CTI). El recinto catalán comunica que es la única propuesta que se ha presentado al concurso, que prevé invertir más de 85 millones de euros para que la nueva terminal esté operativa para la primavera de 2027. 

Y es que la terminal G precederá a la terminal Sud del World Trade Center, que cerrará para el 2026. Así pues, será la última terminal en instalarse en el muelle Adossat, “cumpliendo con los acuerdos que el puerto de Barcelona y el Ayuntamiento de Barcelona alcanzaron en el 2018”, que limitaba el número de terminales a siete, explica la Autoridad Portuaria. De cualquier forma, los técnicos encargados de la licitación han valorado positivamente la sostenibilidad del proyecto y que se reserve un espacio para el futuro OPS

Una terminal sostenible

El diseño de la terminal busca potenciar la eficiencia energética e incorpora soluciones para la energía renovable. En este sentido, prevé generar electricidad generada mediante placas fotovoltaicas y otro tipo de instalaciones. La futura terminal está pensada para atender e impulsar el tráfico de puerto base, “de más valor añadido para la ciudad”, como detalla el recinto catalán. De este modo, uno de los aspectos más destacados es la configuración de una movilidad “eficiente, confortable y sostenible”. 

Construcción de una mota de escollera

Igualmente, el Consejo de Administración del puerto de Barcelona ha aprobado este miércoles iniciar el proceso de licitación para construir una mota marítima de escollera. En ella, se depositarán los materiales procedentes de la draga del canal de navegación que se destinará a obras en curso, como la ampliación del muelle Adossat, y futuros proyectos, como los nuevos puntos de atraque en el muelle de la Energia. 

La escollera delimitará un recinto de 44,7 hectáreas entre el dique Sud y la dársena Prat, con una profundidad de 16 metros. La obra también incluye la habilitación de una explanada dedicada a reunir y gestionar el material. Desde el puerto de Barcelona trasladan que “esta actuación es un ejemplo de economía circular, haciendo posible el reciclaje de materiales y evitando transportes innecesarios a otras ubicaciones”. 

El puerto de Barcelona ha puesto en marcha esta licitación después que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico emitiera, el pasado 29 de enero, el informe favorable de la Declaración de Impacto Ambiental de los futuros recintos. El presupuesto base de la licitación es de 94 millones de euros, IVA excluido, y el plazo de ejecución, de 27 meses.

El Consejo de Administracion del puerto de Barcelona tambien ha aprobado iniciar el proceso de licitacion para construir una mota maritima de escollera (izquierda)
El Consejo de Administración del puerto de Barcelona también ha aprobado iniciar el proceso de licitación para construir una mota marítima de escollera (izquierda)