Toro y Betolaza solicita ampliar la concesión de su terminal de graneles en el puerto de Bilbao

Tal y como publica el BOE del martes 28 de mayo, la firma Consignaciones Toro y Betolaza ha solicitado la prórroga de la concesión de su terminal de graneles en el puerto de Bilbao por espacio de 7 años, el máximo periodo contemplado por la normativa.

Tras las relevantes inversiones realizadas, la empresa aspira a seguir operando en este recinto para consolidar y ampliar su actividad en la gestión de estos tráficos.

La terminal dispone actualmente de cinco almacenes cubiertos ubicados en el muelle AZ-1 del puerto de Bilbao, con cerca de 8.000 m² disponibles, una campa exterior de 10.000 m² y una capacidad para mover volúmenes superiores a 500.000 toneladas anuales.

Toro y Betolaza apuesta por la inversión y el incremento los tráficos de graneles, reforzada por su planta de sulfato renovada

Consignaciones Toro y Betolaza opera en todos ellos con maquinaria especialmente diseñada para el mantenimiento de instalaciones industriales y portuarias graneleras que ha hecho posible, entre otros servicios adicionales, la implantación de sistemas conectados con los clientes de medición de temperatura y la zona ADT/DA. 

Asimismo, en su decidida apuesta por la especialización y el aumento de la capacidad de manipulación de graneles industriales, la empresa está valorando nuevos proyectos e inversiones.

Inversión a futuro

Consignaciones Toro y Betolaza completa su oferta en este ámbito con la renovada planta de sulfato, una de las instalaciones más modernas del norte de España para la carga automatizada de minerales. Con el plan de renovación prácticamente concluido, la firma prevé invertir más de un millón de euros a lo largo de los próximos meses.

Consignaciones Toro y Betolaza quiere crecer en el tráfico de graneles
Consignaciones Toro y Betolaza quiere crecer en el tráfico de graneles

La planta cuenta con una superficie de casi 12.000 m2 cubiertos prácticamente en su totalidad y está en condiciones de mover anualmente una media de 600.000 toneladas. Una de sus características principales es ser la única instalación de un operador portuario dotada de cintas automáticas para la carga de buques en el puerto de Bilbao.

La capacidad operativa y el atractivo comercial de esta terminal se ven reforzados por su versatilidad para adaptar y aumentar la gama de productos en función de los volúmenes que requieren los clientes, sus dos estaciones de descarga y su elevada ratio de ritmo de carga.

Con ambas infraestructuras y sus respectivos equipos y servicios, Consignaciones Toro y Betolaza pretende avanzar en su posición de referente altamente especializado en graneles industriales como complemento a la oferta general en lo relativo a tráfico de componentes eólicos, productos forestales, siderúrgicos y cargas de proyecto.