Los puertos de Barcelona y Tarragona tejen complicidades con CIMALSA para la terminal intermodal Catalunya Sur

La infraestructura fomentará la conectividad ferroviaria a través de los puertos de Tarragona y Barcelona, así como su zona de influencia

Los puertos de Barcelona y de Tarragona, junto con la empresa pública CIMALSA, han tejido una línea de complicidad y se han aliado para el desarrollo de la terminal intermodal Catalunya Sur.

Este acuerdo es consecuencia de la situación estratégica de esta instalación que asocia una actual y futura generación de carga en el territorio.

El delegado del Govern de la Generalitat en las Terres de l’Ebre, Albert Salvadó, celebró este viernes el paso adelante para avanzar con la conexión ferroviaria del polígono Catalunya Sur con la alianza con el puerto de Barcelona, el puerto de Tarragona y CIMALSA, los tres grandes operadores logísticos públicos de Catalunya.

“Con la alianza con CIMALSA y los puertos de Barcelona y Tarragona para el impulso de la terminal intermodal avanzamos para hacer de Catalunya Sur un polígono referente en el país”, aseguró Salvadó, después de mantener dos sesiones de trabajo con el presidente del puerto de Barcelona, Lluís Salvadó, el presidente del puerto de Tarragona, Saül Garreta, el presidente de CIMALSA, Isaac Albert i Agut, y representantes de la Cambra de  Comerç de Tortosa.

“La implantación de la empresa Kronospan en el polígono Catalunya Sur supone la masa crítica mínima para plantear la terminal intermodal y con la complicidad de los dos puertos y CIMALSA avanzamos no solo para hacer posible esta inversión pública, sino también para hacer rentable la gestión y con un modelo de operación de la estación lo más adecuado posible a las necesidades que tenemos como territorio”, explicó el delegado del Govern.

Salvadó anunció también la creación de una comisión promotora que, con carácter semestral, hará seguimiento del proyecto y contará con la participación de la Delegació del Govern, el puerto de Barcelona, el puerto de Tarragona, la Cambra e Comerç de Tortosa y los ayuntamientos de Tortosa y L’Aldea.

Las Terres de l’Ebre es una de las cuatro localizaciones donde CIMALSA, la empresa pública de la Generalitat encargada de la promoción, el desarrollo y la gestión de infraestructuras y centrales para el transporte de mercancías y la logística, está impulsando terminales ferroviarias públicas, junto con L’Empordà, Lleida y el Penedès.

El presidente de CIMALSA, Isaac Albert, explicó que en las próximas semanas se adjudicarán el informe de impacto ambiental y el estudio informativo de la terminal y se trabaja con el horizonte que en otoño, con los estudios también del trazado y la definición de usos y la estructura acabados, “quede definida cómo será la terminal ferroviaria de las Terres de l’Ebre, vinculada en el polígono Catalunya Sur”.

“Creemos que más allá que la terminal sea pública, de la Generalitat y de los puertos de Barcelona y Tarragona, el territorio debe estar representado”, aseguró Albert, añadiendo que “entendemos que la gestión de la infraestructura tiene que estar compartida con el territorio tanto desde el punto de vista institucional como del sector privado”.

El estudio de demanda ha determinado que además del sector de los tableros de madera, el arroz, el aceite y el embalaje tienen potencialidad para hacer uso de la futura estación intermodal.

Por su parte, el presidente del puerto de Barcelona, Lluís Salvadó insistió en la necesidad de disponer de terminales intermodales para transportar mercancías por tren para dar respuesta también a los objetivos de descarbonización y reducción de emisiones para avanzar hacia una economía neutra en el  2050.

«Un polígono no es estratégico si no está conectado con el tren», aseguró Salvadó, recordando que “es muy importante que seamos conscientes que más allá de la infraestructura, vayamos a dar un servicio”. Salvadó destacó que “uno de los polígonos más estratégicos de Catalunya se está desarrollando en el Catalunya Sur”.

El presidente del puerto de Barcelona, Lluís Salvadó, vinculó la estación de Catalunya Sur con la Terminal Zaragoza, “un ejemplo de lo que supondrá este proyecto de futuro”, y cuya comisión “trabaja para avanzar en la estación intermodal y conseguir aumentar la cuota ferroviaria”, ofreciendo su recinto como pieza para conectarse al resto de puertos del mundo. “Un polígono no es estratégico si no está conectado al tren”, ha recalcado el puerto en su cuenta de X.

Asimismo, el presidente del puerto de Tarragona, Saül Garreta, aseguró que “el puerto de Tarragona está interesado a colaborar en todas partes, en clave de país, en clave de territorio, especialmente en las Terres de l’Ebre”. “Colaborar entre nosotros nos tiene que hacer ser más eficientes y más competitivos; y nos ayuda a enfrentarnos a los retos climáticos”, añadió.

Garreta situó el impulso del ferrocarril como “un servicio necesario, en un escenario de cambio climático y de descarbonización de la economía”. En un polígono donde ya está instalada la austríaca Kronospan, dedicada a la fabricación de tableros aglomerados, “las empresas interesadas en trabajar con el puerto de Tarragona nos piden ferrocarril”.

Acto de constitucion de la comision para la futura terminal intermodal del Sur de Catalunya
Acto de constitución de la comisión para la futura terminal intermodal del Sur de Catalunya

La futura terminal intermodal dará servicio a las empresas del polígono y al resto del territorio, en un contexto de creciente demanda logística. También, por la necesidad de ampliar las infraestructuras para aumentar el transporte por ferrocarril y avanzar hacia la descarbonización del sector.

Así pues, se trata de una infraestructura que permitirá una mayor conectividad del territorio con el puerto de Tarragona y el puerto de Barcelona, fomentando la actividad económica catalana.

En la reunión previa, los miembros de la comisión abordaron el estado del Plan Director Urbanístico de Actividad Económica del Polígono Catalunya Sur (PDUAE), el ramal ferroviario de Kronospan (empresa que movió 18.000 toneladas en el 2023 a través del puerto de Tarragona) y los retos y oportunidades que supondrá la construcción de la terminal intermodal, tanto para las Terres de l’Ebre como para el resto de Catalunya.

Como ya explicamos en El Canal, el nuevo PDUAE del Polígono Catalunya Sur abarca 675 hectáreas y se enmarca en la estrategia de Sòls d’Activitat Econòmica del Govern, que busca impulsar polígonos industriales con capacidad para ofrecer parcelas de gran formato en lugares con muy buena conexión con la red de infraestructuras. Asimismo, el PDUAE también se desprende de la Estratègia Logística per a la Internacionalització de l’Economia Catalana.