El puerto de Valencia aprueba el proyecto constructivo de la Terminal Norte

La terminal que explotará Terminal Investment Limited (TIL) en el puerto de Valencia toma un nuevo impulso. El consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) ha aprobado este viernes en una sesión extraordinaria el proyecto constructivo de la futura instalación que construirá la filial del grupo MSC.

La aprobación del proyecto llega tras la recepción esta misma semana por parte de la APV del informe de Compatibilidad con la Estrategia Marina emitido por la Dirección General de Costas.

El informe, cuyo contenido fue favorable para las pretensiones de la APV, concluyó “que los efectos de la actuación sobre los objetivos ambientales no pondrán en riesgo la consecución del buen estado ambiental”.

Ahora, el siguiente paso del proyecto, según ha explicado el propio presidente del puerto de Valencia, Aurelio Martínez tras la celebración del Consejo, será el Consejo de Ministros de España, que evaluará el proyecto al superar una inversión pública de 12 millones de euros.

Previo a esta evaluación por parte del Consejo de Ministros, la APV remitirá el proyecto a Puertos del Estado, y una vez este Consejo de luz verde, la institución portuaria preparará la documentación necesaria para su licitación.

Esta licitación podría producirse durante el primer trimestre del 2023, mientras que la APV prevé concluir todo el proyecto de adjudicación a lo largo del próximo año.

Terminal Norte del puerto de Valencia: 547 millones de euros de inversión

En cuanto a la inversión que realizará la APV, Martínez ha avanzado que la misma han sufrido un aumento desde los 400 millones inicialmente previstos a los 547. A esta aportación, habría que sumarle la inversión que realizará TIL, que alcanza los 1.021 millones de euros y que explotará la futura terminal en régimen de concesión administrativa.

Aurelio Martínez, presidente del puerto de Valencia

“La terminal va a suponer la mayor inversión que se ha hecho en el puerto de Valencia y probablemente en cualquier puerto de España”


“La mayor inversión del puerto de Valencia en su historia”. Así ha descrito Aurelio Martínez al proyecto de terminal que ha sido aprobado por todos los consejeros del Consejo de Administración a excepción de dos miembros de Compromís; Joan Ribó, alcalde de Valencia, e Iván Castañón, secretario autonómico de la vicepresidencia de la Generalitat Valenciana.

“Para hacer esta terminal, hay que estar suficientemente avalados por todos los informes de los técnicos”, ha señalado Martínez, quién ha defendido con rotundidad el proyecto: “No podemos dejar este tipo de decisiones al albur del enfoque político que tenga cada partido”.

“Nos hemos basado en enfoques técnicos y los hemos pedido todos a las personas que tenían mayor relevancia técnica”, ha añadido el presidente de la APV, incidiendo en que estos informes “avalan” el proceso.

“Es una enorme satisfacción que se haya aprobado hoy esta actuación del puerto. Quiero felicitar a la ciudad y al alcalde, porque al final los beneficios van a revertir en Valencia”, ha concluido Martínez.

Joan Ribó, alcalde de Valencia

“La ampliación no beneficia a la ciudad de Valencia y por eso he votado que no”


Por su parte, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha expresado su decepción por la aprobación del proyecto constructivo argumentando motivos de inseguridad jurídica y por la movilidad que generará la nueva terminal.

“Hemos votado que no por la incerteza jurídica, por el hecho de que la AVP sea juez y parte en cuanto a la declaración de impacto ambiental”, ha sostenido el alcalde de Valencia, defendiendo que “normalmente, la declaración de impacto ambiental no la hace nunca el que hace el proyecto”.

“Es una cosa anormal”, ha puntualizado Ribó, señalando que este aspecto “es importante para nosotros”, al tiempo que ha hecho referencia a las dificultades que provocará la nueva terminal en términos de movilidad.

“La implicación va a suponer un aumento de la movilidad que no sabemos en estos momentos qué consecuencias va a tener”, ha insistido Ribo. “Se habla de una salida Norte que tendría que ser con un puente o de manera subterránea que valdría centenares de millones, pero mientras tanto tendríamos los camiones aquí, en la ciudad”.

En este sentido, ha señalado que esta cuestión de los accesos “no está estudiado, y mientras esto no esté claro, esta ampliación no beneficia a la ciudad, sino que la perjudica, por eso he votado que no”.

Salvador Navarro, presidente de la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV)

“La política debe generar certidumbre y en este caso ha generado bastante incertidumbre”


En su defensa de la infraestructura, Salvador Navarro, presidente de la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV), ha alegado que la terminal cumple con “todos los informes” necesarios desde el punto de vista económico, legal y medioambiental.

Asimismo, ha lamentado la incertidumbre que ha generado la ampliación desde el ámbito político: “La política debe generar certidumbre y en este caso ha generado bastante incertidumbre”. Navarro también ha hecho hincapié en que desde la CEV “siempre hemos defendido que los técnicos eran los que tenían que decidir si era posible o que modificación había que hacer, y así ha sido”.

Por último, ha mostrado su satisfacción en cuanto al avance del proyecto: “Es un día histórico, no solo para el puerto en sí, sino también para la ciudad de Valencia, porque el puerto es una infraestructura al servicio de la sociedad”.