Extiende el tiempo de vida de tu fruta y verdura fresca en tiempos de tránsitos inciertos con BION

Estamos viviendo tiempos inciertos en los que los conflictos internacionales generan grandes incertidumbres en la logística marítima. Cada vez es más común escuchar noticias sobre aglomeraciones en los puertos de descarga.

Cuando se trata de carga perecedera como la fruta y las verduras frescas, estos retrasos son fatales. Cada producto cuenta naturalmente con un tiempo de vida útil antes de degradarse y convertirse en desecho. Es bien sabido que cuando la fruta comienza con su proceso de maduración, desprende etileno y acelera la maduración de las frutas de su alrededor, haciendo que se descomponga mucho más rápido. El etileno también envía señales a las esporas fúngicas para que se posen sobre la fruta dañada y sensible en su superficie y se reproduzcan causando males irreversibles.

Para evitar y minimizar estas pérdidas existen soluciones que ayudan a paliar los riesgos de descomposición, deshidratación, decoloración y pudrición generados por el etileno, los compuestos orgánicos volátiles y los hongos presentes en el aire del contenedor marítimo o camión refrigerado en el transporte terrestre.

Una de las tecnologías menos invasivas, más eficientes y compatibles con la agricultura ecológica es la adsorción de etileno. También conocidos como “empaques inteligentes” (Smart Packaging).

BION, empresa pionera en productos para la postcosecha, dispone de una gama de productos diseñada específicamente para este tipo de necesidades. El uso combinado de sachets en las cajas y filtros con media BION en contenedores de atmósfera controlada y standard son el mejor aliado para este tipo de situaciones.

Los filtros se ubican en la zona de ventilación interna y aseguran que el aire se mantenga libre de impurezas

Los sachets Ethyl Stopper controlan el etileno y compuestos orgánicos volátiles en fruta climatérica como bananos, aguacates, kiwis, manzanas, peras, etc. Y los sachets Fungi Stop están diseñados para mantener los frutos no climatéricos como los cítiricos, la piña o los frutos rojos libres de hongos y bacterias.

Los sachets de BION son únicos en el mercado porque son 100% reciclables una vez agotada la media que lleva en el interior y están fabricados con material Tyvek de contacto alimentario que transpira por ambas caras.

Los filtros elaborados con el mismo principio son el aliado perfecto ya que se ubican en la zona de ventilación interna y aseguran que el aire se mantenga libre de impurezas.

Existen otros condicionantes, a parte del etileno, que también influyen en el buen estado de la producción como puede ser la temperatura y humedad a la que se está manteniendo la carga. 

Para estas necesidades, BION ha desarrollado un dispositivo de reducidas dimensiones que monitorea las condiciones de temperatura y humedad en todo momento. El Real Time Logger + (RTL+) simplifica el acceso a estos datos y evita el coste de personal que tenga que recoger el dispositivo y los datos. 

Los sachets Ethyl Stopper controlan el etileno y compuestos orgánicos volátiles en fruta climatérica como bananos, aguacates, kiwis o manzanas

El RTL+ permite acceder a la información en tiempo real a través de la plataforma BION World. En la plataforma se puede acceder a la historia de los envíos permitiendo al usuario conocer el histórico de cómo se comporta la fruta en las distintas condiciones climatéricas y de almacenaje. Conocimiento que permite tener un mayor control sobre la carga, permitiendo al exportador tomar mejores decisiones en el presente y el futuro. 

Los productos BION son una pequeña inversión que aportan grandes beneficios.