El puerto de Barcelona recupera los centenarios tinglados de la Barceloneta

Durante la celebración de la Copa América, los tinglados funcionarán como punto de encuentro para la comunidad portuaria y a partir de noviembre acogerán actos y acontecimientos culturales

El puerto de Barcelona ha completado la restauración de los cuatro tinglados del muelle Oriental. Unos edificios históricos con más de 100 años de antigüedad y situados al final del barrio de la Barceloneta, que se han rehabilitado para acoger actos y acontecimientos culturales.

Los trabajos se han completado a punto para el inicio de la Copa América. Y durante la celebración de la cual tres de ellos funcionarán como punto de encuentro (Hospitality) para la comunidad portuaria y el último será la estación marítima del nuevo bus náutico.

Los tinglados serán gestionados y comercializados por la gerencia urbanística Port Vell, bajo la marca Tinglados. Y todo con el objetivo de atraer actividad cultural de alto valor al puerto, reforzando la vocación del Port Vell de convertirse en un espacio de cultura dirigido a la ciudadanía de Barcelona y del conjunto del país.

Los tinglados del muelle Oriental se construyeron a inicios del siglo XX para dar respuesta a las necesidades surgidas a raíz del desarrollo industrial de principios de siglo. Su construcción coincidió con una gran ampliación del puerto de Barcelona.

Obra del ingeniero de Caminos, Canals y Puertos, Julio Valdés y Humarán, los dotó de unas fachadas decoradas de forma singular y se destinaron a oficinas, almacenes y taller de los diques flotantes.

Las obras de restauración de los nuevos tinglados, iniciadas en marzo del 2023, han tenido un coste de 7,3 millones de euros
Las obras de restauración de los nuevos tinglados, iniciadas en marzo del 2023, han tenido un coste de 7,3 millones de euros

«La rehabilitación de estos edificios supone un nuevo paso adelante en el compromiso del puerto de Barcelona para preservar el patrimonio y abrir a la ciudadanía más espacios del Port Vell», ha explicado el presidente del puerto de Barcelona, Lluís Salvadó, este jueves en la presentación de los recuperados tinglados.

Además, ha añadido que “ya estamos colaborando con el Departament de Cultura de la Generalitat para llenar los tres tinglados de arte y cultura, una vez pasada la Copa América”.

El director de Port Vell, David Pino, ha sido el encargado de mostrar la nueva imagen corporativa: Tinglados, los nombres y los usos de los tinglados; y Gemma Peñalver, directora de la obra, ha dado detalles de la actuación.

Uno de los grandes espacios que acogerá el Hospitality del puerto de Barcelona para la Copa América
Uno de los grandes espacios que acogerá el Hospitality del puerto de Barcelona para la Copa América

La presentación también ha contado con la participación de la consellera de Cultura de la Generalitat, Natàlia Garriga, así como de la primera teniente de Alcaldía del Ayuntamiento de Barcelona, Laia Bonet.

Un proyecto histórico

Las obras de restauración, iniciadas en marzo del 2023, han tenido un coste de 7,3 millones de euros y han consistido en una reforma integral de los cuatro edificios ejecutada por una UTE formada por las empresas Copisa, Constructora Pirenaica y Natur System. Los edificios se han bautizado haciendo referencia a sus usos originales.

Así, uno se llama La Carbonera, puesto que funcionó durante muchos años como almacén de carbón y para depósito de botes y embarcaciones menores, y los otros se denominan: La Fusteria y El Taller, respectivamente. El último es un edificio más pequeño que será la estación marítima del nuevo bus náutico.

Manteniendo la estética original, se ha buscado una integración entre ellos para permitir un uso multifuncional del conjunto. Dos de los edificios, originalmente independientes, se han unido con unos pórticos con la madera y el hierro como protagonistas, que darán la bienvenida a los visitantes y permitirán la entrada y la distribución en función del acontecimiento.

El director del Port Vell, David Pino; la consellera de Cultura de la Generalitat, Natàlia Garriga; el presidente del puerto de Barcelona, Lluís Salvadó; la primera teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Laia Bonet, y la directora de la obra, Gemma Peñalver
El director del Port Vell, David Pino; la consellera de Cultura de la Generalitat, Natàlia Garriga; el presidente del puerto de Barcelona, Lluís Salvadó; la primera teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Laia Bonet, y la directora de la obra, Gemma Peñalver

Los trabajos también han renovado completamente las cubiertas y los forjados, reforzando a la vez la estructura y la cimentación de las torres ubicadas a sus extremos. También se han renovado las instalaciones, poniéndolas al día en el ámbito normativo, con el objetivo de dotarlas de la máxima versatilidad de cara al futuro.

Parte de la transformación del Port Vell

La restauración de estos edificios se enmarca en la gran transformación que el Port Vell está viviendo coincidiendo con los preparativos para la celebración de la Copa América.

El puerto de Barcelona, así como los diversos concesionarios con presencia en el Port Vell, están ejecutando una veintena de actuaciones que, con una inversión de 120 millones de euros, modificarán la fisionomía del área más ciudadana del puerto de Barcelona, dotándola de nuevos espacios y de nuevos servicios para el goce de las personas.