El puerto de Tarragona licita el proyecto para restaurar la Torre d’en Virgili

La licitación se beneficiará del programa 2% Cultural del Ministerio de Transportes, y prevé rehabilitar la torre de vigía para facilitar su acceso al público

El puerto de Tarragona ha licitado el proyecto de restauración de la Torre d’en Virgili por 577.786,48 euros, que prevé una duración de 6 meses desde el momento en que se inicien las obras. El importe procede del programa 2% Cultural financiado desde el Ministerio de Transportes y gestionado por el Ministerio de Cultura.

La subvención ayudará a restaurar la torre medieval ubicada en Vila-seca, cerca de La Pineda, en los terrenos que ocupa la Zona de Actividades Logísticas (ZAL).

Como traslada el puerto de Tarragona, la torre presenta actualmente “lesiones graves”. Por ello, se restaurará todo el edificio, de planta rectangular, con unos muros de 60 centímetros de amplitud y 11 metros de altura.

La construcción dispone de planta baja, dos pisos y una terraza. Específicamente, la restauración se centrará en la fachada y las dos plantas superiores, que han sufrido desprendimientos y han dejado al descubierto el interior de la torre.

La construcción dispone de planta baja, dos pisos y una terraza
La construcción dispone de planta baja, dos pisos y una terraza

Declarada Bien Cultural de Interés Nacional, la Torre d’en Virgili data del siglo XIII y pertenecía a la familia Virgili. En su origen, fue construida como torre de vigía, y su valor patrimonial le ha valido para beneficiarse del programa 2% Cultural. En él, se establece la obligación de destinar una partida de al menos el 2% en los contratos de obras públicas para la conservación del patrimonio cultural.

Del mismo modo, el proyecto de restauración prevé la adecuación del entorno para facilitar el acceso controlado a la torre por parte del público, así como su integración en la ruta patrimonial municipal.

Precisamente, en el término municipal de Vila-seca hay una alta densidad de torres vigía, en parte, a causa de la presencia de pequeños núcleos de población que existían en la región y el volumen de actividad comercial que generaban, permitiendo vigilar el territorio de posibles ataques externos.

El edificio es de planta rectangular, con unos muros de 60 centímetros de amplitud y 11 metros de altura
El edificio es de planta rectangular, con unos muros de 60 centímetros de amplitud y 11 metros de altura