El tráfico del Canal de Suez se reduce a la mitad y encarece el viaje 1 M$

Los ataques hutíes a buques mercantes en el Mar Rojo y los desvíos de rutas hacia el Cabo de Buena Esperanza habrían provocado un desplome de los tránsitos a través del Canal de Suez.

El 63º Congreso Internacional de Ingeniería Naval e Industria Marítima reúne hasta el viernes a más de 350 profesionales del sector en Madrid.

En una mesa redonda celebrada este miércoles, se detalló que los tráficos por la vía navegable egipcia habrían caído hasta la mitad, con un consiguiente encarecimiento del precio del viaje en un millón de dólares, y también de los productos en destino.

Así lo concretó el director de flota de Marflet Marine, Juan Cremades, quien especificó que “en octubre del 2023, el número de tránsitos por el Canal de Suez era de entre 70 y 80 buques, y ahora se ha reducido a la mitad o más”.

Cremades señaló la importancia de Suez para el tráfico marítimo mundial: “Por él transita el 10% de la mercancía que se mueve por el mar y hasta el 20% cuando hablamos de carga líquida”, permitiendo una reducción de combustible y tiempo empleado.

Y es que como explicó, navegar a través del Canal de Suez permite a los armadores ahorrar hasta un millón de dólares en una ruta del Golfo Pérsico a Europa para un buque que navegue a la velocidad habitual de 13 nudos: más 350.000 euros en combustible y entre 500.000 y 600.000 euros que representan los 15 días de reducción en el tiempo de viaje.

Más ayudas ante el desafío de la descarbonización

El sector marítimo se enfrenta ahora a otro reto, que es el de la descarbonización, y el secretario general de Transporte Aéreo y Marítimo, Benito Núñez Quintanilla, incidió este miércoles durante el congreso que “queremos dotar de los recursos y posibilidades suficientes para que nuestros registros de buques y empresas navieras sean competitivos”, y que el marco para lograrlo es la nueva Estrategia Marítima de España (ESMAE).

Núñez Quintanilla subrayó el desafío de descarbonizar el sector para el 2050, para el que “hacen falta herramientas de coordinación para que las regulaciones y normativas de descarbonización tengan presentes las perspectivas completas del transporte marítimo; al sector marítimo se le exige un esfuerzo extraordinario en aras de reducir el efecto invernadero, pero son necesarias medidas de apoyo y acompañamiento”, resaltó.

Precisamente por eso, Núñez Quintanilla anunció tres líneas de ayuda al sector marítimo en el proceso de descarbonización: una dirigida a la renovación de la flota (adaptación y construcción); otra destinada al uso de combustibles bajos o neutros en carbono, que a día de hoy son más caros, y, por último, el establecimiento de corredores verdes marítimos para facilitar la estandarización de combustibles sostenibles y/o puramente eléctricos.

El secretario general de Transporte Aéreo y Marítimo, Benito Núñez Quintanilla
El secretario general de Transporte Aéreo y Marítimo, Benito Núñez Quintanilla

La falta de vocación, pieza angular del Congreso de Ingeniería Naval e Industria Marítima

La 63ª edición del Congreso de Ingeniería Naval e Industria Marítima arrancó este miércoles con una inauguración en la que se presentó una grave carencia, la de “suficientes ingenieros navales para atender la demanda actual y futura”.

El foco de las jornadas se sitúa también sobre la necesidad de aumentar el número de estudiantes de ingeniería naval, además de incidir en los objetivos de descarbonización, la transición energética, la innovación tecnológica y los desafíos en Defensa.

Para la inauguración del evento, se contó con la participación del director general de Marina Mercante, Gustavo Santana; el concejal del Ayuntamiento de Madrid, Ángel Niño; Rodrigo Pérez, presidente de la Delegación en Madrid de la AINE y el COIN; la decana del COIN, Pilar Tejo; el vicerrector Francisco Javier Jiménez Leube; y el presidente de la Asociación de Ingenieros Navales y Oceánicos de España, Diego Fernández.

Mesa inaugural del congreso compuesta por Rodrigo Pérez, presidente de la Delegación en Madrid de la AINE y el COIN; Gustavo Santana, director general de Marina Mercante; Francisco Javier Jiménez Leube, vicerrector del COIN; Diego Fernández, presidente de la Asociación de Ingenieros Navales y Oceánicos de España; Ángel Niño, concejal del Ayuntamiento de Madrid, y Pilar Tejero, decana del COIN
Mesa inaugural del congreso compuesta por Rodrigo Pérez, presidente de la Delegación en Madrid de la AINE y el COIN; Gustavo Santana, director general de Marina Mercante; Francisco Javier Jiménez Leube, vicerrector del COIN; Diego Fernández, presidente de la Asociación de Ingenieros Navales y Oceánicos de España; Ángel Niño, concejal del Ayuntamiento de Madrid, y Pilar Tejero, decana del COIN

El primer día del congreso, que se celebra en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Navales de Madrid tras tomar el relevo de Bilbao, contó con la conferencia magistral de Antonio Crucelaegui, director de la Escuela, quien apuntó las fortalezas actuales del sector, que exporta el 85% del tonelaje construido y más del 90% de la facturación.

“La excelencia técnica y la capacidad de España para competir a nivel mundial le ha permitido ingresar en el selecto club de 10 países que tienen capacidad para diseñar y construir submarinos”, dijo Crucelaegui, para quien se trata del “mayor reto industrial y tecnológico jamás afrontado por la industria en nuestro país”.

El ponente enumeró los muchos retos a los que se enfrenta el sector, de todo tipo: medioambientales, alimentarias y tecnológicas, pero, sobre todo, el reto de la escasez de talento. A este respecto, llamó a adecuar las enseñanzas académicas a la nueva realidad tecnológica creada con la irrupción de la inteligencia artificial, la digitalización, la robotización y los nuevos retos medioambientales.

Por su parte, Gustavo Santana, director general de Marina Mercante, incidió en que la “necesidad de equipamiento de los nuevos buques y el desarrollo de nuevos campos como el despliegue de la energía eólica marina hace imprescindible la necesidad de fomentar vocaciones y contar con más egresados en un sector que ya adolece de un gran déficit de profesionales”.

Pilar Tejo, decana del COIN, señaló que la actividad de los astilleros españoles se sitúa un 45% por encima del nivel de actividad prepandemia e insistió en el reto que supone la descarbonización del sector y la falta de ingenieros. Ángel Niño, concejal del Ayuntamiento de Madrid, se sumó a la petición de fomentar las vocaciones y el esfuerzo por retener el talento y recordó que “Madrid es la tercera ciudad europea que más ingenieros genera”.