El tráfico 1850-1910 del puerto de Barcelona será documentado

PortADa, un proyecto internacional financiado por el programa Horizon–MSCA–SE-202 de la Comisión Europea), ha empezado a materializarse a inicios de este mes de febrero, según ha informado el Museu Marítim de Barcelona (MMB).

El objetivo de esta iniciativa es analizar más de 1,6 millones de informaciones sobre tráfico portuario de los puertos de Barcelona, Marsella, La Habana y Buenos Aires en el período de 1850 a 1910, que se corresponde con la época de transición de la vela al vapor.

De esta manera, la base de datos contendrá aproximadamente 1,6 millones de llegadas de barcos a estos puertos, publicadas a lo largo de sesenta años en la prensa local. En este sentido, se estima que Barcelona dispone de hasta 330.000 registros publicados en el Diario de Barcelona, Buenos Aires unos 480.000, Marsella otros 540.000 y La Habana la cifra de 242.000.

El proyecto estará concluido en el 2027

El proyecto PortADa, que durará cuatro años (desde el 2023 hasta el 2027), involucra a cuatro grupos de trabajo mixtos. Cada uno de estos está centrado en un puerto específico y formado por especialistas en historia marítima portuaria y humanidades digitales.

Una vez finalizado en octubre del 2027, la base de datos que facilitará el proyecto estará disponible con licencia abierta para que los investigadores y el público interesado no académico “puedan explorar su contenido”.

Además, se llevará a cabo una «escuela de verano» de dos meses durante cada año del proyecto, “para fomentar la colaboración y resolver problemas tecnológicos”. Las escuelas de verano combinarán formación, talleres, colaboraciones de investigación y trabajo en grupo.

La primera de estas escuelas de verano se está desarrollando estos días en Mar del Plata y Buenos Aires (Argentina). Es la primera de las cuatro proyectadas, puesto que Barcelona acogerá la del 2025, mientras que Creta (Grecia) y de nuevo Barcelona acogerán las del 2026 y 2027 respectivamente.

La iniciativa representa una innovación en la historia marítima

Según el MMB, el proyecto “representa una innovación en el campo de la historia marítima”, al permitir una comprensión “más profunda del tráfico marítimo, la economía, la sociedad y la cultura de los puertos estudiados”. En esta línea, apunta que la base de datos permitirá la posibilidad de acceder a una cantidad de información “ingente previamente automatizada, cosa imposible hasta ahora”.

La dificultad del proyecto PortADa radica en la “gran cantidad de registros a analizar y la diversidad enorme” de los equipos participantes. La unificación de los datos y registros, y su interpretación correcta, “comporta un reto absoluto para el equipo del proyecto, ya que la base de datos va mucho más allá de la mera cuantificación”, señala MMB.

La base permitirá ver la evolución histórica del tráfico portuario

PortADa supone un “impacto científico” en el campo de la historia marítima, porque permitirá entender “mejor” la evolución del tráfico marítimo en cada puerto y la posición de cada uno, además de extraer información económica, social, geopolítica y cultural.

Se podrá reconstruir el comercio internacional entre estos puertos con un nivel de detalle “poco utilizado hasta ahora”. Esta cuestión “facilitará” la configuración de circuitos, conexiones y flujos de carga. “También proporcionará información abundante sobre los cambios en la tipología de los barcos, y facilitará la interpretación del cambio tecnológico de la vela al vapor”, añade el MMB. Además, posibilitará el análisis de los capitanes y patrones al timón de los barcos, “por lo que se profundizará en la historia social y laboral”.

El proyecto utiliza una metodología moderna

El proyecto PortADa proporciona a los humanistas y técnicos digitales una “metodología innovadora”, puesto que la transcripción automática de los recursos digitales mediante los procedimientos y el software desarrollado se pueden replicar para otros puertos, siendo cronológicamente ampliables.

Por tanto, la digitalización “no solo servirá para la explotación en este proyecto, sino que se podrá utilizar como medio de preservación y accesibilidad al material digitalizado. El lenguaje abierto del sistema, pues, asegura la sostenibilidad del proyecto y su reproducibilidad en proyectos de características similares, desarrollados por otros grupos de investigación e instituciones”, concluye el MMB.